El misterioso envío de semillas no solicitadas

Cientos de personas en todo el mundo, también en España, reciben sobres con material que no han pedido. Las autoridades advierten de que se trata de una maniobra de venta fraudulenta

Hace unos días el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) alertaba del envío a particulares de sobres no solicitados con semillas. Al parecer, los ciudadanos receptores no compran ni solicitan muestras de ese material y aparentemente los envíos se producen al azar.

Detrás de estos extraños sucesos se esconde una práctica más que habitual del Ecommerce, llamada brushing, dice el MAPA. Con ella «se persigue la generación de votos positivos falsos en las ventas por Internet, pues muchas plataformas de venta no permiten la emisión de estos votos si el cliente no ha recibido efectivamente el producto. Las empresas, por tanto, realizan primero el envío y falsifican después el voto del receptor, en este caso, de las semillas».

España no es el único país donde se han producido estos misteriosos envíos. Las autoridades de Alemania, Francia, Irlanda, Países Bajos, Reino Unido y Estados Unidos, Canadá, India o Japón también han alertado de estos eventos. De hecho, el departamento de

Agricultura de EE UU puso en conocimiento público estos sucesos el pasado mes de junio y ya ha identificado hasta 14 tipos diferentes de plantas de entre los paquetes postales. Las semillas van desde variedades ornamentales a frutas y vegetales, como lavanda, menta, hibisco, romero, repollo o salvia. El origen de los paquetes parece estar en China, lo que ha llevado a algunos medios a explicar el episodio como parte de una «guerra biológica» que coincide en el tiempo con la pandemia del coronavirus.

ESPECIES INVASORAS

Las autoridades competentes, en el caso español el MAPA, solicitan a los ciudadanos que informen sobre la recepción de estos paquetes no demandados y provenientes de terceros países. Y es que, recuerdan, la introducción de estos materiales sin el correspondiente certificado fitosanitario «está prohibida, ya que supone un riesgo tanto desde el punto de vista de la sanidad vegetal, por el peligro de plagas que lo acompañen, como medioambiental, por poder tratarse de especies invasoras». Por ello, si alguien recibe un envío similar debe dirigirse al área de Agricultura de la Delegación del Gobierno correspondiente o de los servicios de Sanidad Vegetal de su comunidad autónoma para proceder a la destrucción del material. En ningún caso hay que plantar las semillas de origen desconocido.

Como recuerda la organización internacional WWF en su web, el problema de las especies invasoras supone hoy la segunda causa de pérdida de biodiversidad en el mundo. En Europa, una de cada tres especies está en peligro crítico de extinción por esta creciente amenaza.