Frida Kahlo, inmersión total en su obra a través del sonido y la imagen

ACCIONA dedica a la artista mexicana su primera exposición con impacto ambiental positivo

Exposición 'Vida y obra de Frida Kahlo'
Exposición 'Vida y obra de Frida Kahlo'

La exposición dedicada a la pintora Frida Kahlo, recién inaugurada en Madrid, ha sido organizada por ACCIONA Ingeniería Cultural. Es una muestra de tipo inmersivo que se apoya en la tecnología para acercar al público a la obra de la artista mexicana. Además del interés que la figura de la genial pintora despierta por sí misma, aporta una novedad que dejará un impacto ambiental positivo en la ciudad. Se trata de los árboles que serán plantados como resultado de la incorporación del concepto de impacto ambiental positivo mediante soluciones basadas en la naturaleza, como una de las características del proyecto desde su inicio. Además, será «también neutra en carbono, como parte de la línea de trabajo del Plan Director de Sostenibilidad de la compañía», según explica Carla Prat, coordinadora artística de la exposición.

Es un enfoque innovador que ACCIONA Ingeniería Cultural ha querido integrar en su primer proyecto expositivo propio, «Vida y obra de Frida Kahlo», que estará abierta hasta el día 1 de abril de 2022 en una antiguas cocheras de autobuses transformadas en el espacio cultural Teatro Instante. En su primera fase, el diseño artístico de la exposición y su desarrollo, el equipo ha trabajado «de la misma manera que haríamos en cualquier proyecto expositivo tradicional: reunir el equipo artístico, con Roxana Velásquez, directora ejecutiva del Museo de Arte de San Diego y Deidré Guevara, que ha desarrollado otros proyectos sobre la artista; la elaboración de un guión, la definición de lo que se quería contar con ella, una selección de obra, la incorporación de Arturo Cardelús, compositor de la música, etc.» Aunque se trate de una exposición en la que no hay que trasladar cuadros, ni instalarlos ni otras operaciones habituales, el concepto de sostenibilidad se puede incorporar desde el inicio, «nos basamos en el Plan Director de Sostenibilidad de la compañía, que es neutra en carbono desde 2016, y seguimos cuatro fases: descarbonización, seguimiento de la experiencia, neutralidad e impacto positivo».

FOTO: Prat Perxachs, Carla Virginia

En la primera, se reducen al máximo y se controlan las emisiones generadas «hemos trabajado muchísimo online y, por ejemplo, limitado a dos los viajes a México para reunir al equipo. Se están contabilizando los desplazamientos nuestros aquí y todas las partes interesadas, incluido el personal implicado en el montaje, están reportando sus dato. También se calculan las asociadas a los consumos de los tecnológicos e, incluso, se sumarán al cómputo total las de los visitantes, porque al comprar las entradas online se pregunta cómo se van a desplazar».

El compromiso con la generación de impacto positivo abarca también un diseño regenerativo, «que incluye el análisis de todo el ciclo de vida de los materiales empleados».

Soluciones que se basan en la naturaleza

Cuando se cierre la exposición, con los datos finales «calcularemos la huella de carbono generada con las emisiones que no se han podido eliminar y se compensarán a través de la compra de Certificados de Reducción de Emisiones, otorgados por la Convención Marco de las Naciones Unidas». Será entonces cuando se desarrolle la parte de impacto positivo, «para la que se calculará qué cantidad de árboles será necesario plantar para que absorban la misma cantidad de CO2 generada, y que se habrá compensado previamente. De este modo se impactará positivamente en el entorno mejorando la calidad del aire y contribuyendo a mejorar el planeta para las generaciones del futuro».

FOTO: Prat Perxachs, Carla Virginia

Será en ese momento cuando la compañía entre en contacto con las autoridades locales, tanto de Madrid como de México, para que «nos digan dónde plantar todos esos árboles y de qué especies según las características del entorno».

Además del impacto positivo ambiental, el proyecto tiene el compromiso de generar impacto social positivo, «a través de proyectos educativos en comunidades locales de México, puesto que Frida Kahlo era mexicana».