El nuevo Ford Puma se suma a la ‘fiesta’ SUV

Está a la venta en España desde 19.700 euros con motores de gasolina y diésel y Etiqueta ECO

Economía/Motor.- Ford desvela el nuevo Puma que contará con tecnología EcoBoost Hybrid de 48 voltios
Ford Puma FORD (Foto de ARCHIVO) 01/01/1970 FORD

Puma es un nombre asociado a un pequeño deportivo coupé derivado del popular Fiesta que Ford ha retomado y adecuado a los nuevos tiempos sumándolo a la ‘fiesta’ SUV, una categoría de turismo que es prácticamente la única que muestra vitalidad comercial en todos sus tamaños y formatos.

El nuevo Puma, convertido a SUV o crossover derivando nuevamente del Fiesta, se acaba de incorporar al catálogo de Ford con un complejo estatus, porque llega el último a un segmento de mercado cuajado de competidores, el de los más pequeños, caso del Peugeot 2008, el Citroën C3 Aircross, el DS3 Crossback, el Opel Crossland, el Renault Captur o todos los del Grupo Volkswagen (VW T-Cross, Seat Arona, Skoda Kamiq)… y un precio poco competitivo.

De partida son 21.925 euros, aunque hay que descontar una promoción de 2.200 euros y se debe tener en consideración un generoso equipamiento. Se pueden descontar otros 800 euros si el comprador opta por la financiación de Ford.

El precio de entrada al Puma corresponde a la variante Titanium, equipada con el motor tricilíndrico 1.0 Ecoboost de 125 CV, gobernado por una caja de cambios manual de seis relaciones. Una transmisión automática de doble embrague y 7 relaciones llegará en la próxima primavera, en la misma fecha en la se incorporará a la gama una variante diésel 1.5 de 120 CV, quizá la más interesante en términos de consumo. El MHEV de 155 CV parte de 23.175 euros (20.090 con los descuentos).

El motor de gasolina 1.0, al igual que el de mismo cubicaje potenciado a 155 caballos, puede adquirirse con el sistema de hibridación suave o microhíbrida (Mild Hybrid), por el que hay que pagar un sobreprecio de 350 euros y con el que se consigue, sobre el papel, una reducción de las emisiones del 9% y algo relevante para compradores, la etiqueta ECO, que proporciona algunas ventajas de movilidad en ciudades con restricciones.

Estas variantes de hibridación suave, dotadas de un motor eléctrico de 16 caballos que alivian el trabajo del térmico, contrastan, curiosamente, con lo mostrado por este nuevo crossover en los primeros kilómetros realizados en la presentación dinámica del modelo. El nuevo Puma, en ambas potencias MHEV, ha marcado un consumo elevado haciendo una conducción similar a la que van a realizar la mayoría de los conductores. Ha sido misión imposible bajar de los 8 litros de promedio, cuando el homologado es de 5,5 litros para el de 125 CV y de 5,6 el de 155 CV.

En líneas generales, el pequeño Puma se muestra muy asentado sobre el asfalto, con un ajuste de la suspensión firme, aunque en curva inclina ligeramente. El motor tricilíndrico, algo más ruidoso que en otros modelos de la marca, como el Focus, exhibe una buena reacción a la demanda de aceleración, pero hay que ser delicado con el pedal si no queremos que el consumo se dispare a valores inadecuados para un crossover utilitario.

Al Ford Puma no se le puede negar una notoria personalidad, concentrada en una estética que recuerda los rasgos de un Porsche Cayenne cuando la perspectiva de observación es la del tercio delantero o los de un Mazda CX cuando la contemplación es trasera o lateral. El pequeño crossover de Ford no pasa desapercibido.

El interior del Puma exhibe un buen trabajo del fabricante. La calidad de los materiales y los ajustes son de alto nivel, aunque la ergonomía del puesto de conducción podría mejorarse en lo relativo a la distribución de controles. Por ejemplo, los de los modos de conducción están medio ocultos por la palanca de freno y muy alejados de la mano del conductor.

La habitabilidad del Puma es correcta, teniendo en cuenta que es uno de los más cortos de su competencia, salvo el volumen logrado en el maletero, de 465 litros en las motorizaciones convencionales y de 405 en el vaso de los híbridos. El secreto a tan amplio espacio son los 80 litros obtenido del ingenioso Megabox, un cajón caja integrada en el suelo del maletero capaz de admitir dos bolsas de palos de golf en posición vertical.

La gama del nuevo Ford Puma está formada por los acabados Titanium, ST-Line y ST-X (El Titanium X no llegará al mercado español), en todos los casos con un amplio equipamiento. Si el ‘básico’ Titanium se quiere con todo, el desembolso, en diferentes paquetes, llega a los 4.100 euros.