Jaguar da un empujón al I-PACE, su primer eléctrico

La marca británica actualiza este modelo con mejoras técnicas, mayor equipamiento y retoques estéticos. Tiene una autonomía de 470 kilómetros

Tras dos años en el mercado, el primer eléctrico de Jaguar, el crossover I-PACE, recibe las primeras mejoras técnicas, estéticas y comerciales, en un empujón que la marca necesita para atenuar el impacto que conlleva el cumplimiento de la nueva normativa de emisiones en la Unión Europea bajo la amenaza de severas sanciones económicas.

Las mejoras en el I-PACE se concentran en la mejora de la eficiencia del grupo motriz y en la capacidad de carga; en la evolución del diseño exterior e interior, con algunos retoques, enriquecimiento de los paquetes de extras y la paleta de colores; nuevas llantas y combinación de neumáticos y actualizaciones tecnológicas en materia de ayudas a la conducción y en el terreno de la información y entretenimiento.

Pero las grandes novedades para el comprador radican en el apoyo comercial que la marca ha diseñado para hacer más atractiva la adquisición de un eléctrico de estas características, cuyo precio de arranque es de 80.570 euros, que se verá sensiblemente reducido con las ayudas del Plan Moves II y con los descuentos puestos en marcha por la marca y los concesionarios.

A este apoyo comercial se suma el regalo del poste de recarga y su instalación en el domicilio particular, la posibilidad de acceder a un F-PACE de sustitución para viajes a demanda del cliente o la posibilidad de que Jaguar traslade, mientras no haya infraestructura de puntos de recarga rápida, el I-PACE allí donde el cliente lo necesite durante sus vacaciones para que pueda seguir disfrutando de la movilidad eléctrica.

Para terminar de convencer al comprador, Jaguar, en colaboración con la compañía Sixt, ofrece el alquiler de un i-Pace en Madrid y Barcelona durante 10 días, con la ventaja para el cliente de que si compra un I-PACE, se le deducirá el precio del alquiler en su vehículo nuevo.

El I-PACE, finalmente, es un eléctrico puro equipado en formato SUV, de 4,68 metros de longitud, movido por dos motores (delantero y trasero) de 147kW cada uno (200 CV), para sumar una potencia de 294 kW (400 CV), alimentados por una batería de iones de litio de 90 kWh, con la que homologa 470 kilómetros de autonomía.

El I-PACE está equipado de serie con un dispositivo de recarga que ha sido mejorado, de modo que las 12,9 horas necesarias hasta ahora para hacer una carga completa de batería en una toma de 7,4 kW han sido reducidas a 9,3 horas.