Una vivienda con 14 plazas acogerá a personas sin hogar con enfermedad mental

La Fundación Jesús Abandonado pondrá en marcha en 2020 el proyecto basado en la «inclusión real» en la Región de Murcia

Jesús Abandonado abrirá el próximo año una vivienda para personas sin hogar con enfermedad mental
May Penín, la responsable del área social de la Fundación Jesús Abandonado, en una reunión de trabajo FUNDACIÓN JESÚS ABANDONADO (Foto de ARCHIVO) 01/01/1970 FUNDACIÓN JESÚS ABANDONADO

La Fundación Jesús Abandonado pondrá en marcha el próximo año una vivienda destinada a personas dependientes, que están diagnosticados de una enfermedad mental y que precisan de un hogar, y de los medios que le sirvan de apoyo. Se trata de una vivienda de 14 plazas y con asistencia profesional las 24 horas del día, para personas que tienen la ayuda de dependencia aprobada y que están a la espera de una residencia.

Así lo avanzó a Europa Press May Penín, la responsable del área social de la Fundación Jesús Abandonado, quien dejó claro que los objetivos de 2020 «seguirán marcados por servicios imprescindibles para conseguir una inclusión real basada en la dignidad que proporciona una vivienda y un empleo».

Además de implementar los proyectos de vida autónoma con más plazas, continuarán con el programa de «Housing First» (la vivienda, lo primero), que realiza junto con el Ayuntamiento de Murcia y la Comunidad, ya que está dando unos resultados «muy positivos».

«Es muy probable que para el próximo año tengamos, al menos, una salida positiva de la Fundación de las cinco que actualmente tenemos en el programa ‘Housing First’», dijo Penín,

«Tenemos que tener en cuenta que las personas a las que atendemos desde la Fundación tienen unas características muy particulares, no tienen familia o los lazos afectivos son inexistentes, son las personas más invisibilizadas de la sociedad y que acaban en nuestro Centro de Acogida a la espera de un recurso público».

Actualmente la Fundación Jesús Abandonado cuenta con 248 plazas de alojamiento, repartidas en el Centro de Acogida con 186 plazas, el programa «Housing First», viviendas con apoyo y una pensión social que gestiona la institución.