La Región «extremará la vigilancia» al Gobierno central para evitar «más castigo»

La investidura de Sánchez como presidente preocupa al Ejecutivo regional y a los empresarios. Conesa (PSRM) anuncia un nuevo tiempo de diálogo y Borrego (PP) critica que se entregue España a los radicales

El Gobierno de la Región de Murcia ha anunciado que no permanecerá impasible ante las decisiones que tome el nuevo Ejecutivo central formado por la coalición PSOE-Podemos que puedan repercutir de forma negativa y discriminatoria a los intereses de los ciudadanos murcianos. Por ello, el presidente regional, Fernando López Miras, tras conocer el resultado de la sesión de investidura en la que Pedro Sánchez obtuvo la confianza simple del Congreso, aseguró que redoblará los esfuerzos para que «nadie vulnere los derechos de la Región» y extremará la vigilancia «para que dejen de discriminarnos y haya una verdadera igualdad entre los españoles, que se corrija el desequilibrio que castiga a la Sanidad, la Educación y las Políticas Sociales, y que dejen de hablar de mesas de ‘igual al igual’ con algunos territorios».

El presidente murciano hizo hincapié en que asuntos como el agua, la integridad de la nación española y la igualdad de todos los ciudadanos son cuestiones intocables, y se mostró preocupado porque el nuevo Gobierno «nace de apoyos que, en muchos casos, son más que cuestionables».

Precisamente, a estos apoyos se refirió la diputada nacional, Isabel Borrego, quien acusó a Pedro Sánchez de haber «entregado» el futuro de España a Bildu y a ERC, «lo que significa más castigo para Murcia, mientras ellos alientan el gobierno más radical de la democracia en el que prevalecerá el interés de los separatistas frente al de todos los murcianos».

Borrego también cargó contra los diputados socialistas murcianos en le Congreso, a quienes acusó de ser «cómplices del gobierno de la vergüenza con el que le va a ir muy mal a la Región», y señaló que proyectos como la continuidad del trasvase Tajo-Segura, la llegada del AVE, el Corredor Mediterráneo, o un nuevo sistema de financiación autonómica «peligran» con el nuevo gobierno. «Prueba de que los problemas de los murcianos no están en la agenda de Sánchez es que se ha olvidado ya de las ayudas para regenerar el Mar Menor», sentenció.

Tiempo del diálogo

Por su parte, el líder del PSRM-PSOE, Diego Conesa, aseguró que la formación del nuevo gobierno de coalición progresista «abrirá un tiempo de diálogo para superar las tensiones territoriales, siempre dentro de la Constitución, y velando por integrar las diferencias, con respeto, y trabajando por el bien común».

Una era de diálogo en la que también pidió al Gobierno regional trabajar de la mano «para defender de la mejor manera posible los intereses de la Región».

Desde Ciudadanos, el portavoz parlamentario Juan José Molina, tildó el gobierno «de pesadilla apoyado en populistas y nacionalistas, que solo busca trocear la igualdad», mientras que Podemos Región de Murcia valoró de «histórica» la coalición y llamó a los movimientos sociales a ser «la punta de lanza del cambio en el país».

Preocupación empresarial
Los empresarios de la Región de Murcia también han puesto hoy el acento en la «preocupación e incertidumbre adicional» que vive el tejido empresarial tras la formación del nuevo Ejecutivo central. El presidente de la patronal Croem, José María Albarracín, asegura que es necesario que Pedro Sánchez «no legisle a nuestras espaldas», ya que son ellos quienes crean «riqueza y empleo». Albarracín ha pedido «responsabilidad, altura de miras en la defensa del libre mercado, y la unidad de España, así como la defensa de la igualdad y la libertad, y el respeto al diálogo social que tienen que mantener los agentes sociales».