PP y Cs firman la paz en Murcia con un acuerdo conjunto de regeneración

El programa incluye cerca de un centenar de las medidas que pactó Mario Gómez (Cs) con el PSOE y Podemos, lo que generó una crisis en el Gobierno de coalición del PP

El alcalde de Murcia, José Ballesta AYUNTAMIENTO DE MURCIA

El desacuerdo escenificado durante las últimas semanas entre los socios de Gobierno del PP y Ciudadanos en el Ayuntamiento de Murcia ha llegado este jueves a su fin al aprobar el pleno con el consenso de todos los partidos, excepto Vox, que se ha abstenido, un acuerdo conjunto para la regeneración del municipio tras la crisis del coronavirus.

El acuerdo incluye en torno a un centenar de medidas sociales y económicas entre las que se recoge la práctica totalidad de las suscritas por el partido naranja con PSOE y Podemos el pasado 4 de junio, que dieron lugar a la convocatoria de este pleno extraordinario, que ha venido precedido de una intensa crisis entre los dos socios del Ejecutivo local.

Además, cuenta con otra serie de medidas aportadas a última hora, parte de las cuales fueron ya consensuadas en grupos de trabajo que se crearon durante el estado de alarma y que fueron interrumpidos, algo que han criticado todos los grupos de la oposición.

A pesar del acuerdo alcanzado, la tensión entre los grupos municipales se ha hecho patente durante la sesión que, por primera vez desde que se decretó el estado de alarma, se ha celebrado de manera presencial en el salón de plenos, en el que se han instalado mesas de mayores dimensiones para una mayor separación entre los concejales, que han asistido con mascarilla.

La portavoz del PP, Rebeca Pérez, ha repasado la gestión del Ejecutivo local durante el estado de alarma y ha insistido en que la intención de su partido ha sido desde el inicio la de “actuar unidos”, con “transparencia y responsabilidad” y “buscando acuerdos”, lo que ha permitido una actuación “preventiva”, que se puso en marcha el 9 de marzo, “adecuada” e “integral”.

Sobre los “vaivenes políticos” de las tres últimas semanas, ha asegurado que “no han sido nada agradables” y ha lamentado que se haya dado más importancia a la cantidad de medidas que cada grupo aportaba que su contenido.

Al respecto, el portavoz de Cs, Mario Gómez, ha defendido que su partido ha logrado tras la polémica abierta su objetivo, que era abrir un debate para poner en marcha actuaciones concretas que ayuden a salir de la crisis derivada de la pandemia, aunque ha lamentado que al proyecto inicial consensuado con los partidos de izquierdas el PP haya añadido proyectos de inversiones y trabajos ya previstos de manera ordinaria.

“Habría que pensar si para llegar a este acuerdo merecía la pena todos lo demás, todo lo que se ha llegado a decir y escribir en las últimas semanas”, ha apuntado y ha advertido que con la sesión de hoy se ha pasado “de un punto de no retorno”, del que habló Pérez tras publicarse el acuerdo entre los tres partidos, “a un enorme espacio de posibilidades de acuerdo”.

En su opinión, toda esta crisis “no iba de pulsos” entre partidos políticos, pero si “defender a los ciudadanos es echar un pulso”, ha asegurado que volverá a hacerlo.

Tanto el portavoz socialista, José Antonio Serrano, como el de Podemos, Ginés Ruiz, han lamentado que se hayan perdido tres semanas en discusiones entre los socios de gobierno, tanto para poner en marcha este proyecto de regeneración, como para la actividad municipal ordinaria, que llegó a paralizarse al suspenderse dos juntas de gobierno consecutivas.

Ambos han calificado de “vergonzosa” la situación vivida, al tiempo que han lamentado que el Ejecutivo ha tenido más voluntad de llegar a consensos en las últimas 48 horas que en todo el resto de la legislatura.

Por su parte, el portavoz municipal de Vox, José Ángel Antelo, se ha mostrado muy crítico con el acuerdo que, ha dicho, está muy alejado de las propuestas de su formación, que solo se abstiene para hacer un “gran guiño” al gobierno local.

No obstante, ha insistido en pedir al alcalde, José Ballesta, que destituya a Gómez por formar un “gobierno oficioso” con los partidos de izquierdas.

Tras la votación del acuerdo, el alcalde ha tomado la palabra para “agradecer de todo corazón y sin ningún tipo de reserva” la “lealtad” de todos los portavoces a la institución por encima de sus intereses personales y por el esfuerzo “sin descanso” para llegar a este acuerdo.

Tras la sesión extraordinaria del pleno, que se ha prolongado aproximadamente durante una hora, se ha dado paso a la sesión ordinaria del mes de junio, en la que se debatirán 14 mociones de los diferentes grupos.