En Compromís «la fiesta no acaba nunca»

La Razón
La RazónLa Razón

Nadie como la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ha pronunciado más veces, siempre para atacar o mofarse del PP, aquella frase de Ricardo Costa «la fiesta no acaba nunca» en respuesta a la de Esteban González Pons «la fiesta acaba esta tarde a las cinco».

Ahora es a Compromís, cosas de la vida, al que la sentencia le viene como anillo al dedo porque, desde su emersión notoria, es donde «nunca ha acabado la fiesta», siempre en lío para encontrar las salidas deseadas por sus dirigentes.

Estos días es el conflicto para lograr grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados, con división de opiniones sobre si volver o no al grupo de Podemos. Enric Morera dice una cosa, Oltra la contraria y Joan Balldoví las dos a la vez. Mi amigo Rogelio se inclina por el regreso al redil.

Antes fue «la fiesta» de ir en coalición con Podemos a pesar de que las bases votaron en su inmensa mayoría lo contrario. Una tras otra maniobra hasta someterse al dictado de Oltra, quien se ha hecho con el liderazgo absoluto.

Un tiempo antes, las primarias fueron origen de otra «fiesta» hasta que todo cuadró conforme con lo proyectado.

Si se echa la vista al futuro, ahí está otra «fiesta» respecto al Congreso pendiente y el avance hacia la configuración de Compromís como partido, tal y como defienden Jordi Sebastià y Fran Ferri.

Demasiada faena para Oltra, a la que aún le queda tiempo para ejercer de vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, a la vez que vocera presidencial, como decimos nosotros los mexicanos. Así es la vida.