Fortalezas de las Españas

«Es el mejor momento para aprovechar las oportunidades que se están abriendo en España. De tomar ventaja». ¡Menos mal que alguien lo dice, frente a estas hornadas de catequistas de catástrofes y cascarrabias nihilistas! Quien así ha hablado ha sido, una vez más, el Príncipe de Asturias, en ese encuentro financiero internacional que ha reunido en la capital de las Españas a entidades de todo el mundo. Es bueno ensanchar, con estas resonancias, el horizonte a los inversores internacionales, a las empresas de nuestro país. Don Felipe vuelve a levantar y aupar lo nuestro, a dar holgura al ánimo de los españoles, que es lo que mejor sabe hacer el Príncipe de Asturias, sin dejar de reconocer, por ello, que esto no se va a resolver de la noche a la mañana, por más que empiecen a verse perspectivas de mejora. Al Príncipe le gusta refrescar la memoria; recordar, por ejemplo, que el mercado español representa una cuarta parte de la zona euro. Por lo pronto, somos 47 millones de consumidores, aunque con acceso, gracias a nuestra localización y lazos históricos y culturales con otros países, a 1.300 millones más. España recibirá este año cerca de 60 millones de turistas. Nuestra competitividad mejora y, nuestras empresas, se encuentran a la cabeza en sectores como la energía o el textil. Es así. A ver si se enteran los que se empeñan en jugar a la gallina ciega. Los españoles necesitamos actitudes positivas, pensares y sentires prometedores, por más que nunca estemos al amparo de todo mal. ¡Ni resignación ni desánimo! Lograremos lo que queramos si hacemos del esfuerzo y el trabajo sustancia del vivir. De lo contrario, lo tendremos difícil. O imposible. Hagamos lo que hagamos.