Hay que dar ejemplo

De nuevo, los miembros de la Familia Real han de apretarse el cinturón. Es lo que hay en estos tiempos de crisis económica en los que es imprescindible adecuar los gastos de las instituciones del Estado a los objetivos de reducción del déficit público. Si alguien tiene que dar ejemplo, es lógico pensar que la Jefatura del Estado debe estar al frente y dar una muestra de que sus integrantes han asumido la necesidad de adoptar una política de ahorro.

En los últimos nueve años, la asignación destinada a la Casa de S.M. el Rey ha disminuido en un millón de euros. En 2013 el presupuesto desciende al nivel que tenía en el año 2006, primer año en el que superó la barrera de los ocho millones de euros. Un ajuste que los responsables económicos de la Casa del Rey han tratado de distribuir de forma equitativa para que el reparto del sacrificio sea lo más justo posible. De ahí que uno de los capítulos que ha disminuido sensiblemente sea el de gastos de la propia familia, concretamente la cantidad a los gastos de la Reina, la Princesa de Asturias y las Infantas, que sufre un recorte de cincuenta y cinco mil euros durante este año. Algo hasta cierto punto lógico, puesto que Doña Cristina lleva ya un año sin asistir a actos oficiales en representación de la Corona y doña Elena también ha bajado su actividad institucional desde que la Casa del Rey hay establecido que el peso de la representación de la monarquía recaiga en lo que ya se conoce como el «núcleo duro», es decir los Reyes y los

Príncipes de Asturias.

Aparte del ahorro en material de oficina, informática y fungibles, considerable al centralizar el uso de máquinas y aparatos, llama la atención un capítulo especial, el del uso de los coches oficiales. Es un gasto que no paga la Casa Real sino que asume el parque móvil del Gobierno, pero no por ello deja de ser elogiable que a partir de este mes de enero se haya pasado de setenta y dos a cuarenta y cinco automóviles que usará el personal adscrito al Palacio de la Zarzuela para sus desplazamientos oficiales.

Por cierto, junto con las cifras de los presupuestos, la Casa del Rey ha hecho público el balance de actividades de la Familia Real en 2012. Campeón absoluto el Príncipe Felipe, que ha doblado la cifra de actos realizados por el Rey, seguido de Su Majestad la Reina, otra trabajadora infatigable.