Lo de la Comisión...

La Comisión Europea anunció hace menos de dos semanas, mediante publicación en el «Diario Oficial», que las ayudas directas de la PAC que se han solicitado este año y de las que se ha comenzado a abonar un anticipo ya, tendrían un recorte del 4% aproximadamente debido a la aplicación del Mecanismo de Disciplina Financiera. También decían que el porcentaje definitivo de recorte se calcularía más adelante, cuando revisase sus presupuestos para 2014, tanto los gastos como los ingresos. No habían pasado ocho días desde este anuncio cuando la misma Comisión Europea «se despachó» comunicando que, de lo dicho nada, y que el recorte se quedaría en el 2,4%.

A la vista de lo anterior surge una pregunta fundamental: ¿Por qué no esperaron los servicios de la Comisión Europea ocho días para sacar la cifra más o menos definitiva? No parece lógico que en una semana se hayan dado dos porcentajes muy diferentes entre sí, cuando no había necesidad, creando alarma y malestar entre los beneficiarios de las ayudas, que en España son unos 900.000.

Estamos ante una prueba más de la lejanía que existe entre los servicios de la Comisión Europea, compuestos por funcionarios que viven y trabajan en Bruselas, encerrados en sus despachos y con escaso contacto con la realidad, y lo que sucede a pie de campo en cada uno de los estados miembros.

No creo que sea mucho pedir a los de la Comisión un poco más de sensatez y de coordinación para no crear situaciones como la descrita anteriormente. Sin embargo, me da la impresión de que eso es pedir peras al olmo.