Talento y trabajo

La RazónLa Razón

Los grandes titulares de ayer provocan la sensación de que el Real Madrid ha tirado todas sus opciones de ganar la Liga en su partido contra el Málaga. Creo que no es así. El equipo acusó los errores del pasado en el campeonato y no ha sido capaz de enderezar un rumbo torcido desde el verano. A Zidane se le pidió eso, un cambio de rumbo, y lo ha conseguido con una actitud tan positiva para el equipo como exigible a sus profesionales. Sin embargo, el modelo de un entrenador no asienta sus cimientos en unas pocas semanas y con Zinedine se han abierto otras puertas que irán ayudando poco a poco a despejar incógnitas.

Hasta ahora, servía con el regreso de la alegría al césped. En el último tercio de la temporada, la exigencia de un club tan grande como el Real Madrid obliga a ver más cosas, más trabajo de fútbol, mejor organización defensiva, mayores ocasiones de gol, mejor acierto y más calidad de juego y de recursos para resolver los partidos en un equipo en el que sobra el talento y se echa de menos un poco más de orden.

Para el madridismo, la «Champions» es su competición por excelencia, aquella en la que se siente cómodo. Ahora necesita orden y eficacia. Y eso se trabaja. Es la hora de ver a Zizou y su aportación para brillar en las grandes noches europeas y no desentonar más allá de la segunda plaza en la Liga. En la «Champions» están el Barcelona, el Atlético de Madrid, el Bayern Múnich... Zidane tiene mucho trabajo. Muchísimo. Y lo estarán esperando. Trabajo de pizarra y de campo.

www.gasparrosety.com