Tiro en la sien socialista

Ni Alfonso Ussía, que es un genio, ha logrado arrancar por sus artículos (muchas veces 3.000 euros hasta llegar a los 50.000) a Casals-Parera-Barreno lo que Amy Martin a la Fundación Ideas (PSOE), entre otras cosas porque al primer columnista de España no se le ha ocurrido escribir sobre la medición de la felicidad o sobre el cine nigeriano, cuyos protagonistas –actores, directores, guionistas ...– no son precisamente los que pisan la alfombra roja de Hollywood ni los más galardonados en los Oscar, Globos, Cannes y demás premios del séptimo arte.

El PSOE se las prometía muy felices al desvelarse interioridades escandalosas sobre el ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, sin reflexionar sobre sus propias vergüenzas ni acordarse de que fueron ellos, los socialistas, los inventores de la financiación irregular (Filesa) y de un sinfín de corrupciones que les costó la pérdida del enorme caudal electoral acumulado en 1982.

Como decía, cuando los socialistas preparaban su artillería para diezmar el crédito de las huestes populares, como si de una ruleta rusa se tratara, el primer disparo ha sido en su propia sien, con el arma en la mano del director de la Fundación Ideas, Carlos Mulas, quien, con un sugestivo pseudónimo, Amy Martin, desvelado por «El Mundo», se llenaba los bolsillos con el dinero que probablemente provenía del erario, como en el caso de todas las Fundaciones de los partidos.

A subrayar en los dos casos, Bárcenas y Mulas, la reacción positiva de sus partidos respectivos. Los dos destituyen a los responsables de las presuntas anomalías. No era para menos. Un ejemplo que debería ser más habitual en nuestra política. Así es la vida.