Tour clásico: de Múnich al Festival de Pésaro

La Razón
La RazónLa Razón

Tras el repaso a los festivales estivales en España, llega el más extenso europeo. Este año alguno de ellos ya ha dado que hablar aún a un mes de su inicio. Munich ya ha empezado. No estamos ante un festival al uso, ni por duración ni por repertorio. Se mantiene durante todo julio y la programación aporta muy poca novedad, porque más bien se trata de ofrecer una selección de las producciones en cartel con esmerados repartos. De ahí que ningún otro certamen pueda igualar la variedad de títulos de Munich, convertido sin duda en la cita de referencia para quien pueda permitirse veranear en la capital bávara. Las nuevas producciones más reseñables son «La Juive» con Alagna como Eleazar –lejos del inolvidable Tucker– y un modosito Bieito, así como «Les Indes Galantes», con Bolton en el foso. Pasarán por él Mehta, Jurowski, Gruberova, Damrau, Beczala, Calleja, Pape, etc., pero la máxima expectación la levantó una «Tosca» con Petrenko, Harteros, Kaufmann y Terfel a 250€ la entrada más cara. Sí, comparen con Madrid o Barcelona. También acaba de empezar Aix-on-Provence. «Pelleas y Melisande», con Pekka Salonen y Katie Mitchel, ha sido aclamada. Entre otros títulos «El triunfo del tiempo y el desengaño», «Zoroastro», «Così fan tutte» y un estreno árabe de Moneim Adwan.

Salzburgo no es lo que era, pero aún conserva interés por su mezcla de óperas, conciertos, recitales o teatro. Repetirá el espectacular «West Side Story» de Pentecostés con Dudamel y Bartoli. No faltarán divos: Stoyanova en «El amor de Danae», Netrebko en «Manon Lescaut» –si no cancela como en el Me–, Domingo en «Thais», Flórez en «El templario», Beczala en «Fausto», etc.

Bayreuth no levanta cabeza desde hace años, antes ya del fallecimiento de Wolfgang Wagner. La incorporación de Thielemann como su director musical ha empezado mal, con palabras gruesas en la cantina e interferencias a Andris Nelsons en el «Parsifal» que éste debía dirigir como única nueva producción y al que ha renunciado. Thielemann abordará de nuevo «Tristan», Axel Kober el «Holandés» y Janowski se las verá y deseará al tener que sustituir a Petrenko en el «Anillo».

En la no lejana Verona se verán «Traviata», la mítica producción de la «Aida» de 1913 y un «tour de force» de Zeffirelli con «Turandot», «Carmen» y «Trovador».

La española Ruth Iniesta se unirá a Flórez en Pésaro con «La donna del lago». Livermore, responsable del Palau de les Arts, hará su agosto con sendas producciones de «El turco en Italia» y «Ciro en Babilonia». En los repartos los nombres de Podles, Peretyatko, Siragusa, Schrott, Alaimo, etc.

Si el Brexit no lo impide los Proms londinenses volverán a deslumbrar durante casi dos meses: «Boris» con Terfel y Pappano, «El caso Makropulos» con Mattila y Belohlávek y un sin fin de orquestas y directores como Barenboim, Rattle, Gergiev, Thielemann, Christie, Gardiner, Dudamel...

Y en la cesta aún quedan las exquisiteces de Glyndebourne o el desfile sinfónico de Lucerna. ¡Buen verano!