Objetivo yihadosta: desestabilizar Europa

La Razón
La RazónLa Razón

La oleada de violentos ataques de supuestos «lobos solitarios» que está sembrando el terror en Europa en los últimos meses no debe conducirnos a conclusiones erróneas. Esta serie de atentados, en su gran mayoría reivindicados por el Estado Islámico (EI), obedece a un patrón determinado y tiene también un objetivo muy concreto: desestabilizar Europa. Aunque puedan parecer acciones indiscriminadas contra civiles por parte de sujetos que se habrían radicalizado en solitario, un análisis de la cadencia de estas acciones criminales permite apuntar, tal y como publica hoy LA RAZÓN, la existencia de un plan preestablecido que se activaría a través de ciertos coordinadores. Estos actores solitarios centraron su objetivo primero en Reino Unido y luego en Francia. Ahora Alemania aparece como el escenario de sus actos sanguinarios. España e Italia podrían ser los siguientes en su punto de mira. Resultaría ingenuo, pero sobre todo terriblemente peligroso, atribuir al azar la secuencia terrorista. El EI no cesa de cosechar derrotas sobre el terreno en Siria e Irak, que están menguando su Califato a marchas forzadas. De ahí que su prioridad haya pasado a dividir a los europeos, incluso a provocar el enfrentamiento con sus gobernantes en terrenos abonados para la extrema derecha y el populismo.