Opinión

Castro reconoce que no se privilegia a la Infanta

La Razón
La RazónLa Razón

En el auto con el que confirma la imputación de Diego Torres y su mujer, Ana María Tejeiro, el juez Castro no logra mejorar su deficiente precisión literaria y se demora en apreciaciones extrajurídicas de pasmosa simpleza. En su descargo, sin embargo, hay que decir que Castro es muy claro cuando rechaza que Doña Cristina haya recibido un trato privilegiado y que su actuación sea equiparable a la de Tejeiro, cuya implicación en evasión de capitales y otros delitos está más que probada. Fracaso de la estrategia de Torres de parapetarse tras la Infanta.