Pudo negar el indulto y no lo hizo

El presidente Sánchez se muestra incómodo cuando le abordan sobre Cataluña. En su programa electoral no hay ni mención. Su asesor le ha conminado a que no se salga del «no habrá independencia», pero «sí diálogo». Ayer, fue incapaz de descartar el indulto a los líderes golpistas. «Una vez que haya sentencia, el poder político tendrá que posicionarse». Era tan sencillo como decir «no es no» a la gracia con quien atentó contra el orden constitucional. El problema es que esa aberración jurídica y política la creemos posible.