Religión

El profesor de Religión dio clase hasta el viernes en el Alonso Cano

En el pasado impartió clase en La Laguna

Sergio Quintana Muñoz, el único de los detenidos por presuntos abusos sexuales a un menor que no es sacerdote, estuvo hasta el último minuto dando clase. El profesor de Religión, muy unido al «director» del clan de los Romanones (también detenido), impartió su asignatura el pasado viernes en el IES Alonso Cano, en Dúrcal, Granada, tal y como ha podido saber LA RAZÓN.

Publicidad

En este instituto, Sergio Quintana daba este curso escolar 12 horas semanales de Religión, según la resolución de profesorado de la citada asignatura de la Junta de Andalucía. Este periódico ha tratado de ponerse en contacto con el citado centro escolar, pero en ningún momento han querido responder a las preguntas.

Sí lo han hecho, en cambio, sus antiguos compañeros del instituto granadino La Laguna, en Padul. Y es que durante unos años Sergio Quintana estuvo dando clase en ambos centros con el fin de sumar o al menos acercarse a las 20 horas necesarias para recibir el sueldo íntegro. Los que lo recuerdan aseguran que es una «persona muy retraída y tímida, que no se relacionaba con el personal del instituto, aunque era educado», afirmó Manuel Jesús Ruiz Mazo, secretario del citado centro escolar. «Fue profesor de Religión a tiempo parcial. Venía una vez a la semana y daba las dos horas de Religión que impartía a la semana», explicó.

El secretario del IES La Laguna aseguró que la noticia les ha caído como «un jarro de agua fría. Ha sido un palo muy grande. Nadie del centro se lo esperaba. Su detención por los hechos de los que se le acusa ha sido una sorpresa muy desagradable».

El último curso que Sergio Quintana dio clase en este instituto fue en 2011-2012. También dio clases en 2010-11, 2009-2010 y 2008-2009. Y durante todos estos años, según el secretario de La Laguna, «ni los alumnos ni los padres nos dieron algún tipo de señal en la línea con los supuestos hechos que se le imputan».

Publicidad

Opinión que coincide con la de un antiguo profesor de este centro. «No recuerdo ningún escándalo ni ningún problema durante esos años con ningún profesor», afirmó Miguel Mañas.