La Navidad de los otros «Franciscos»

Amar a los pobres, el mensaje que más cala. Cenas multirraciales en familia, comidas con 1.500 sin hogar y misas del gallo a la africana

Comunidad San Egidio
Comunidad San Egidio

Ésta es la primera Navidad que el Papa Francisco pasa al frente del ministerio petrino. Durante estos más de nueve meses de Pontificado ha demostrado que la pobreza es uno de sus principales caballos de batalla y ha hecho ver al mundo la necesidad de ayudar al prójimo. Pero hay muchos Franciscos por todo el mundo. Personas que dan todo a cambio de nada y que pasarán una Navidad diferente. Organizan comidas multitudinarias para «sin-techo» o cenas con inmigrantes, incluso misas del gallo a la africana, pero todo con el mismo objetivo: pasar las fiestas en familia. La comunidad San Egidio en Madrid celebra mañana una comida para más de 1.500 personas que viven en la calle. «Todos los miércoles y viernes del año llevamos una cena caliente a las personas que no tienen hogar, pero esta comida será especial», aseguró Tiscar Espigares, responsable de la comunidad. Por su parte, monseñor Juan José Aguirre, titular de la diócesis de Bangassou (África), pasará el día de hoy en la selva centro africana, a donde se desplazó ayer para celebrar hoy una particular misa del gallo en un campo de refugiados. «Yo he elegido pasar mi Navidad con ellos», destacó. El padre Pateras, religioso de los hermanos franciscanos de la Cruz Blanca, que acoge a inmigrantes desde aquellos tiempos en los que diariamente arribaban los cayucos de la desesperanza a las costas españolas, ya tiene todo listo para cenar con «mis negritos».

La preparación de la cena para gente sin hogar que organizan en San Egidio no es fruto de un día. Ellos llevan trabajando desde finales de noviembre para hacer realidad esta reunión. En total, cinco centros han sido habilitados para poder llegar al máximo número de personas. Su objetivo está muy claro: lograr que nadie se quede sin comer en este día tan señalado. Además, todos los asistentes disfrutarán de un regalo. «Todo cosas útiles: sacos de dormir, forros polares, mantas y demás ropa de abrigo», señaló Espigares. Por eso, Nochebuena será un «día de locos» en la comunidad, ya que pasarán el día preparando el acto para dejar todo a punto. Mañana descorcharán decenas de botellas de sidra para brindar por un nuevo año en el que, como dijo el pasado domingo el Papa Francisco durante el rezo del Ángelus, todas las familias tengan una casa.

El padre Patera, que ya tiene el pavo y el vino comprado, ayuda a dos familias africanas que viven en los dos pisos que los hermanos de la Cruz Blanca tienen en Algeciras, Ellos son musulmanes, pero «eso no importa». Hasta cuando ellos se reúnen en su iglesia para rezar van con el padre Patera, al que le guardan un lugar privilegiado, porque para ellos es su Papa. Además, ésta Navidad es especial para esta gran familia. Uno de los matrimonios espera otro hijo. «Bendito sea, y gracias a Dios que ha nacido aquí y no en una patera», comentó. Isidoro es un claro ejemplo de humanidad y representa lo que es la Iglesia de todos. Mientras ellos cenan en Algeciras, en la selva del centro de África cantarán y celebrarán bautismos. Y es que los niños son los protagonistas en un lugar donde ser católico está perseguido. De hecho, hace dos años la guerrilla puso una bomba en la puerta de una iglesia el mismo 25 de diciembre. Y éstas son sólo tres historias de las miles de personas que viven la Navidad con quienes más lo necesitan.

Comunidad San Egidio

Una comida para más de 1.500 personas sin hogar. Aquellos que viven en la calle también disfrutarán mañana de un «festín». 120 kilos de langostinos, jamón, queso, sopa y 150 kilos de ternera componen el menú que degustarán. Aunque tampoco se les ha olvidado el turrón, ni mucho menos la sidra, con la que brindarán para pedir a Dios un hogar.

El padre Pateras

Isidoro ya tiene todo listo para la cena de Nochebuena con «sus negritos». Su plato principal es pavo. Este año la Navidad para esta gran familia es más feliz si cabe, puesto que una de «sus hijas» va a ser madre por segunda vez.

Juan José Aguirre

El titular de la diócesis de Bangassou no disfrutará de grandes lujos en su cena de Nochebuena. Se encuentra en la selva centroafricana, donde los católicos son perseguidos. Su particular misa del gallo será a media tarde. Luego, todos a comerse el turrón llegado desde España.