Rouco aboga por la unidad de España y pide a políticos que respeten la Constitución

Adelanta que pedirán a los gobernantes un «giro positivo» en materia de matrimonio y familia y defiende los acuerdos con la Santa Sede.

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela, se ha mostrado hoy preocupado porque la "unidad de la nación española""pudiera llegar a romperse"y ha reclamado a los políticos que respeten las normas básicas de convivencia, "como es la Constitución".

Durante la conferencia inaugural de la CII Asamblea Plenaria de la CEE, Rouco Varela también ha expresado su intranquilidad porque las "heridas"causadas por el terrorismo a tantas víctimas y a la sociedad "no se curen en su raíz por el camino del perdón y de la misericordia buscada, aceptada y concedida de corazón".

Además, el cardenal-arzobispo de Madrid ha subrayado que en España las relaciones entre la Iglesia y el Estado están "suficientemente bien reguladas"por los Acuerdos firmados en 1979 entre la Santa Sede y el Estado, que, a su juicio, "reflejan fielmente"tanto los principios del Concilio Vaticano II como los de la Constitución Española.

La Conferencia Episcopal Española elegirá el próximo miércoles su nuevo secretario general y portavoz, en sustitución del obispo auxiliar de Madrid, Juan Antonio Martínez Camino, que deja el cargo después de agotar los dos quinquenios consecutivos que permiten los Estatutos.

La Asamblea Plenaria de la CEE ha contado con la presencia del Nuncio Apostólico en España, Renzo Fratini.

Rouco ha puesto de relieve la preocupación aún viva de los obispos por "el presente y futuro del matrimonio y de la familia"a cuyo empeoramiento contribuyen las "leyes injustas"y ha asegurado que solicitarán "con todo respeto e incansable insistencia"a los gobernantes "un giro positivo de la legislación y de la política sobre el matrimonio y la familia", que incluye "la problemática de la bioética y el derecho a la vida".

"Sus problemas siguen siendo muy graves y de honda repercusión para el conjunto de la sociedad. Es verdad que las leyes no son ni pueden ser la única ni tal vez la principal solución de estos problemas. Pero las leyes injustas contribuyen mucho al agravamiento de los problemas. Reiteramos una vez más la necesidad de leyes reconocedoras y protectoras del matrimonio y de la familia", ha precisado.

Concretamente, ha explicado que "la actual legislación, que ni siquiera reconoce la realidad humana del matrimonio en su especificidad con una institución o figura jurídica adecuada, debe ser corregida y mejorada porque compromete seriamente el bien común".

Además, ha lamentado "el egoísmo, que triunfa en la vida matrimonial y familiar de España tal vez como en ningún otro campo de las relaciones sociales"y ha instado a combatirlo también "en el ámbito de la educación en general y, por supuesto, de la formación católica y de la atención pastoral matrimonial y familiar".

REDUCIR EL PARO JUVENIL

Estos problemas se enmarcan, según ha añadido, en una situación de "crisis económica que padece España, en el contexto de una crisis europea y mundial", y ha precisado que "a pesar de que se atisben algunas señales del comienzo de la recuperación, exige todavía un esfuerzo continuado y generoso". Además, ha comentado que "es necesario reducir sustancialmente el paro, en particular el que sufren tantos jóvenes, que incluso no han podido acceder nunca a un puesto de trabajo".

También se ha referido a las relaciones entre la Iglesia y el Estado para remarcar que están "suficientemente bien reguladas por los Acuerdos ?firrmados en 1979"que, a su parecer, "reflejan ?fielmente tanto los principios enseñados por el Concilio Vaticano II

a este respecto, como los que emanan de la Constitución Española de 1978".

AGRADECIMIENTO A MARTINEZ CAMINO

Con motivo de las elecciones a secretario general de la CEE, que se celebrarán este miércoles en el marco de la Asamblea y en las que Juan Antonio Martínez Camino será sustituido tras dos quinquenios en el cargo, Rouco Varela ha agradecido "sus muchos años de sacrificado servicio". "Que Dios se lo pague y le conceda seguir sirviéndole con la misma generosa entrega", ha agregado.

Asimismo, ha tenido un recuerdo para el pueblo filipino "por la tragedia que está sufriendo en estos días a causa del desastre meteorológico padecido"que les "apena hondamente y mueve a la oración". Ante esta situación, ha invitado a todos a "prestar también la ayuda material que sea posible a través de Cáritas española y las Cáritas diocesanas". También ha pedido a los gobernantes que busquen la forma de articular una "ayuda efectiva"para los cristianos que sufren, como los sirios, "que malviven en los países vecinos hacinados en campos de refugiados"y les ha pedido que no olviden "el amplio campo de las relaciones diplomáticas y comerciales".

Rouco Varela también se ha referido a la Beatificación de 522 mártires -que "se vieron dramáticamente inmersos en la noche del ateísmo del siglo XX"-- en Tarragona para definir la jornada como "un domingo luminoso que hará historia". En esta línea, ha advertido de "la cultura de la muerte que ensombrece los grandes logros del mundo moderno"y de "las ideologías inmanentistas del siglo XX"que "sembraron Europa y el mundo entero de millones de víctimas y de mártires"y que "no han cedido todavía el paso a un verdadero humanismo".

Ante la conclusión del Año de la Fe convocado por Benedicto XVI, Rouco Varela ha apuntado que el objetivo planteado por el mismo -- "no ha de ser dado por ya alcanzado"pues solo se cumplirá cuando se logre "despertar la conciencia acerca de la magnitud del reto planteado por la crisis de la fe en tantas personas; una crisis que afecta también pastores, consagrados y laicos cuando viven inmersos en la mundanidad espiritual".