Salud

Primer paciente tratado con protonterapia en España

Este tratamiento de radioterapia externa representa una alternativa avanzada, segura y efectiva en la lucha contra algunos tipos de cáncer

El pasado 26 de diciembre Quirónsalud trató al primer paciente en España con terapia de protones en su Centro de Protonterapia de Madrid. “Estamos muy orgullosos y contentos de haber iniciado el tratamiento con terapia de protones del primer paciente en nuestro centro y, por lo tanto, poner esta tecnología de vanguardia a disposición de los pacientes en España, lo que representa un avance histórico en la lucha contra el cáncer”, ha declarado Carme Ares, jefa de Oncología Radioterápica de dicho centro.

Este tratamiento de radioterapia externa representa una alternativa avanzada, segura y efectiva en la lucha contra algunos tipos de cáncer dado que permite “esculpir la dosis de radiación en el tumor, reduciendo el riesgo de dañar los tejidos sanos circundantes” en comparación con las técnicas de radioterapia convencional que utilizan fotones o electrones, señala Raymond Miralbell, director médico del Centro de Protonterapia de Quirónsalud.

Una terapia con numerosas indicaciones

Gracias a esta novedosa terapia será posible tratar multitud de casos de cáncer, sobre todo de tumores cerebrales y aquellos localizados a lo largo de la columna vertebral, especialmente aquellos próximos a órganos vitales que precisan ser preservados, como los cercanos al tronco cerebral, a la vía óptica, a la médula espinal, tumores del área de cabeza y cuello, tumores pediátricos y cánceres recurrentes, incluyendo ulteriormente tumores oculares.

“Es especialmente útil en los que requieren dosis altas para ser controlados y están localizados cerca de estructuras u órganos muy sensibles a la radiación. O en tumores pediátricos, ya que los órganos están todavía en desarrollo y son todavía más sensibles, por lo que es aún más importante evitar irradiar dichos tejidos”, según explica la doctora Ares.

Así, gracias a las propiedades físicas de los protones, es posible concentrar con precisión la dosis de radiación especificada por los oncólogos radioterápicos, logrando de esta forma en muchos casos un mayor control local de la enfermedad y un menor daño sobre el tejido sano adyacente. “El sistema utiliza un haz de alta frecuencia de irradiación, bien adaptado a la sincronización respiratoria y con pequeños haces que ‘pintan’ el tumor con alta precisión y con intensidad modulada, la técnica más avanzada actualmente”, añade Mazal.