La mitad de los españoles entre 18 y 34 años ya es miope

El tabaco tiene una relación directa con el desarrollo de la miopía; los más precoces en fumar la sufren un 17% más

miopia
José Maluenda

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en el año 2050 las tasas de discapacidad visual podrían triplicarse si no se realizan actuaciones preventivas en el cuidado de la salud de nuestra vista. Pero no hace falta irse al futuro para darse cuenta de que la miopía está aumentando entre la población. Analizando las variables que más parecen incidir en los jóvenes españoles y el escaso cuidado de la salud, en nuestro país también podremos enfrentarnos a un gran porcentaje de población que, llegada a su etapa adulta, sufra problemas de baja visión e incluso ceguera, con el alto coste social que esto podría suponer. Así lo apunta el informe «La pandemia de la miopía. Factores que nos han hecho llegar hasta aquí y que determinarán nuestro futuro», de la asociación Visión y Vida.

«Más de la mitad de las personas entre 18 y 34 años en España ya son miopes (57,7% de las mujeres y 48,7% de los hombres)», afirma Elisenda Ibáñez, coordinadora de Visión y Vida. Entre las preguntas emitidas en la encuesta que han respondido y sobre la que se basa este estudio se registran factores controlables, es decir, que pueden ser evitados por el factor humano, y aquellos innatos o inherentes a la persona y que es imposible evitar y, por ello, deben ser monitorizados desde los primeros años de vida del menor.

Del informe también se desprende que «aquellos jóvenes que desde pequeños han disfrutado de un ocio más sedentario en espacios de interior presentan un 20,7% más de miopía que los que han jugado más en la calle, llegando ésta a afectar a siete de cada diez chicos del primer grupo estudiado. Asimismo, los que practicaban deportes de exterior son un 11% menos miopes que aquellos que no lo hacían (63,4% frente 52,4%). Como dato, es muy reseñable saber que los amantes de los videojuegos, aquellos que dedican más de cinco horas diarias a ello, son miopes en un 70%», destaca.

Luz artificial y pantallas

Del mismo modo, el tabaquismo muestra una relación directa con el desarrollo de la miopía, siendo los más precoces al fumar un 17% más miopes (10-14 años, 47,5%) que los que se iniciaron a los 25-30 años (30,5%). Asimismo, el nivel de estudios de la persona suele guardar relación con un uso más intensivo de visión próxima y en espacios cerrados. Así sabemos que la miopía afecta a un 26% más de personas con estudios superiores (59,3%) frente a los que tienen primarios (33,3%).

También las personas cuyo hobby es la lectura y dedican a ello más de siete horas al día son un 15,1% más miopes (64,1%) que los que lo hacen menos de una hora diaria (49%). Además, el tipo de trabajo realizado por la muestra sigue demostrando la importancia que el tiempo ante luz artificial y pantallas tiene sobre nuestra salud visual, mostrando cómo aquellos cuya jornada se basa en estar ocho horas ante pantallas son más miopes (58,1%) que los que pasan su jornada al volante (14,3%).

Por otra parte, este estudio extrae algunas variables que, no siendo controlables, deben monitorizarse desde los primeros años de vida para controlar, prevenir y frenar el desarrollo de esa miopía. Entre éstas destacan la genética (la existencia o no de antecedentes o familiares de primer grado), así como la edad y el enrojecimiento de los ojos cuando se usa la visión próxima como factores que, no pudiendo evitarse, deben hacer saltar la voz de alarma a la familia cuando suceden para no terminar padeciendo una miopía magna.