Sociedad

El deporte disminuye la miopía

Entrenar la vista en largas distancias protege el desarrollo de esta alteración visual

En los últimos años, los hábitos sedentarios adquiridos y el abuso de pantallas de móviles, iPad, ordenadores, etc. han favorecido un aumento de casos de cansancio y sequedad ocular, al mismo tiempo que se observa, por los mismos motivos, un incremento en la tasa de miopía infantil. La práctica deportiva y las actividades de ocio al aire libre nos brindan la oportunidad de romper esta dinámica, que provoca o empeora esos procesos de sequedad o estrés visual.

Marcela Bermúdez, oftalmóloga de Creu Blanca, indica que la práctica deportiva, favorece que los ojos se fijen en largas distancias, actuando de esta manera de forma protectora frente a la miopía y mejorando el potencial visual en general. Además, el ejercicio aeróbico es ideal para la correcta oxigenación de los ojos.

FOTO: Kathy Willens AP

“También en la edad infantil -recalca- el deporte cobra importancia aumentando el campo visual, la visión en profundidad, mejorando el tiempo de reacción visual y aumentando la sensibilidad al contraste”.

Consejos para evitar riesgos

En deportes de contacto y juegos de pelota, es conveniente utilizar gafas de protección especiales, para evitar fracturas orbitarias, lesiones en partes blandas como los párpados, erosiones de córnea, luxación del cristalino o desprendimiento de retina.
En deportes como esquí, alpinismo o vela, en los que la radiación solar es elevada, es importante emplear gafas de sol con filtros adecuados y protección lateral para prevenir lesiones como queratitis o conjuntivitis. Estas patologías también pueden producirse en deportes en los que exista contacto con agua, como natación o waterpolo. En estos casos la mejor prevención es usar gafas especiales que incluso pueden incorporar graduación, para así evitar el uso de lentes de contacto que podría provocar úlceras infecciosas en la córnea.