“Es muy frustrante ver cómo no puedes ayudar a tus futuros compañeros por una cuestión burocrática”

Estudiantes del sector sanitario narran a LA RAZÓN sus opiniones y mayores temores ante la posibilidad de entrar en batalla con el COVID-19 por necesidad de refuerzo en el sector

Aplausos en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid
Sanitarios aplauden en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid el 7 de abril de 2020. 07 ABRIL 2020 Ricardo Rubio / Europa Press 07/04/2020 Ricardo Rubio Europa Press

Seguimos en la dura batalla contra el COVID-19, pero, en esta guerra, siguen haciendo falta soldados. El mismo día que caía el primero de ellos, una enfermera del País Vasco, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunciaba la incorporación de hasta 50.000 profesionales más. Desde residentes MIR, médicos y enfermeras licenciados sin plaza, jubilados o estudiantes de último año. No obstante, la promesa del Gobierno se quedaría en eso, en promesa. La realidad deja lejos esas cifras de incorporaciones en un sistema sanitario que sigue colapsado y, como contábamos ya en LA RAZÓN, carga contra el ministro en una crisis que ya ha dejado miles de infectados y también muertos en el sector.

Nuestros combatientes trabajan sin la protección adecuada y no dejan de caer, pero ¿qué opinan sus futuros homólogos? ¿Qué se les pasa por la cabeza a esas supuestas incorporaciones que no han llegado, pero que se estudia integrar a la lucha, y están viendo todo lo que acontece desde el sillón de sus casas?

LA RAZÓN habla con una graduada de medicina que acaba de presentarse al examen del MIR este año y una estudiante de enfermería en último curso. Ambas prefieren permanecer en el anonimato.

¿Por qué decidisteis estudiar esta profesión?

Estudiante medicina: Decidí estudiar medicina porque no tenía otra alternativa en mente. No he dudado nunca en que esta era la forma de vida que quería. Me gusta el trato con las personas, me gusta conocer porqué enferman, como ayudar a alguien usando mi mente y mis manos, intentar ayudar cuando más vulnerables son, buscar respuestas a sus problemas.

Estudiante enfermería: Supongo que es algo que ha ido cambiando, desde los cuatro años que lo decía, hasta ahora con 22. Pero supongo que existe una cosa que permanece ahí desde siempre. Siempre me ha gustado poder acompañar y cuidar a las personas, creo que esta carrera y esta profesión es la que más te puede acercar a todo ello.

¿Cómo estáis viviendo todo lo que está sucediendo?

Estudiante medicina: El coronavirus es un caos mundial. Me presenté al examen MIR 2020 y egoístamente mi vida ha cambiado. Yo debería estar de vacaciones, buscando hospitales, disfrutando del verano que no tuve. Y de repente te das cuenta que hay otras prioridades, que la gente se muere, que otros se van al paro, que no se pueden despedir de sus familiares, que mis compañeros de todos los estamentos (enfermeros, celadores, auxiliares) se dejan la piel día a día... Que la gente comienza a valorar trabajos que antes pasaban desapercibidos y ahora se demuestra que forman parte del engranaje de la sanidad.

Estudiante enfermería: Es muy frustrante ver cómo no puedes ayudar a tus futuros compañeros ni a las personas que en estos momentos te necesitan, por algo meramente burocrático. Ver como los hospitales y todo el sistema sanitario se colapsa y las personas comienzan a fallecer y no poder hacer nada al respecto, me hace sentir una sensación de impotencia y rabia que pocas veces había sentido antes. Creo que la labor que se está desempeñando en los hospitales, tanto del personal sanitario como del no sanitario (que muchas veces nos olvidamos de ellos), es de admirar. Creo que ninguno somos consciente de las emociones de frustración e impotencia que deben de sentir. Es una locura lo que están viviendo y espero que esto termine lo antes posible y con todos ellos sanos y a salvo.

¿Crees que esta crisis mundial ha cambiado la forma de ver el trabajo que realizan los profesionales de la sanidad?

Estudiante enfermería: Creo que ahora todos salimos al balcón a aplaudir y todos les llamamos “héroes”, pero que, cuando esto termine y pasen unos meses, volveremos a nuestra misma rutina y esto pasará a ser una mera anécdota. Me produce una pena terrible. Considero que cuando esto finalice, las opiniones que habrá sobre el personal de limpieza de los hospitales serán las mismas de siempre y se les infravalorará de la misma manera; que las enfermeras volveremos a ser meras “médicos frustrados” y que los auxiliares volverán a ser los “limpia culos”. Y de verdad, ojalá nada de esto fuera así. Ojalá estar equivocada y que dentro de dos meses la sociedad y el Gobierno me demostraran que jamás he estado tan equivocada como el día de hoy, que los paradigmas han cambiado y que se empieza a valorar, realmente, la figura del personal de limpieza, a los/las auxiliares, a las enfermeras y a todo el personal que conforma un centro sanitario. Pensamos que las cosas funcionan solas en vez de pararnos a pensar, observar y valorar. Mi opinión no ha cambiado, llevo pensando de esta manera desde que en segundo de carrera pisé mi primer hospital como estudiante y vi como los auxiliares trataban a los pacientes con un amor que no había visto jamás y ojalá todo el mundo viera a estos profesionales como lo hago yo.

Si el Estado os pidiese ayuda por necesidad de refuerzo sanitario, ¿estarías dispuestas a ayudar?

Estudiante medicina: Yo estoy pendiente de que me llaman para ayudar, para hacer lo que sea dentro de mis capacidades. Cambio de planes. Yo pensaba ser ginecóloga y ahora quiero ayudar en cualquier servicio. Dicen que lo importante es adaptarse al cambio. Eso sí, no lo voy a negar, me produce miedo entran a batallar. Salir de golpe de la zona de confort. Pasar de cero a 100 en menos de 24h. Sin anestesia.

Estudiante enfermería: Hay ya muchos compañeros que están metidos en esta guerra y luchando en primera línea y siento verdadero orgullo por todos y todas. ¿Que si yo lo haría? Sí. Pero también sé que necesitamos determinados seguros, necesitamos tener EPIs para nosotros y que nuestras competencias estén escritas sobre el papel y claras, porqué… ¿qué ocurriría si cometiera algún error? Si yo no tengo claros mis derechos y deberes, ¿a qué me acojo ante una situación de responsabilidad civil?

¿Consideráis que estáis preparadas para ello?

Estudiante medicina: Nadie está preparado para esto, pero todos podemos y debemos adaptarnos.

Estudiante enfermería: Considero que nadie estaba preparado para esto. Ni los profesionales que llevan toda su vida en un hospital ni los que llevan apenas un año, pero tampoco la sociedad ni el Estado. Si ya nos centramos únicamente en el plano de la formación, a día de hoy a la mayoría de los estudiantes de cuarto de enfermería no nos queda nada más que la entrega del TFG (Trabajo de Fin de Grado) y a algunos de nosotros un rotatorio práctico. Con esto quiero decir que, en el plano de la formación, la carrera no nos puede enseñar nada más porque ya llevamos cuatro años de nuestras vidas preparándonos para esto y creo que no existe un mejor y peor momento para meternos de lleno en un hospital. No quiero dar a entender con esto que consideremos que ya estamos preparados para cualquier cosa, por supuesto que no, nos quedan muchísimos años por aprender. Pero también hay que entender que es una profesión en la que no se cesa de aprender y creo que, en parte, es una de las cosas más maravillosas que tiene este tipo de vocaciones.

Vuestros compañeros no dejan de caer en plena batalla, ¿cómo lo evitamos?

Estudiante medicina: Evidentemente que la manera de evitar los contagios es proporcionar a las personas los equipos de protección adecuados, revisar continuamente los protocolos, dejarse guiar por médicos que han trabajado con este virus antes, abandonar ideologías políticas y luchar todos en la misma dirección

Estudiante enfermería: Creo que la respuesta ante esto es clara. Se necesitan muchísima más cantidad de EPIs y de calidad. No sirve de nada usar bolsas de basura, ni reutilizar gafas ni mascarillas. Creo que necesitan nuestra ayuda de verdad y que no se la estamos brindando.

Mándales un mensaje a tus futuros compañeros

Estudiante medicina: A mis compañeros les diría que nos dejemos guiar por el sentido común, por hacer las cosas lo mejor posible, por tratar con respeto al paciente y a todos los compañeros, por ayudar, enseñar y dejarse enseñar. Por sumar todos. Por apoyarse cuando uno claudica. Les diría que todos somos importantes y que, si hay ganas e ilusión, todo acaba saliendo. Pero también que sean prudentes, que no asuman responsabilidades para las que no están capacitados porque tratamos con seres humanos que tienen vida y familia, que busquen ayuda psicológica si están desbordados y que se sientan orgullosos de su trabajo.