Los signos en la piel que pueden evitar nuevos contagios

Detectan casos de sabañones y urticarias en pacientes asintomáticos en el Hospital Universitario de Móstoles

Thumbnail

El COVID-19 sigue siendo un gran desconocido para los científicos que, a base de conocer y estudiar los casos de personas infectadas, están logrando ir desengranando sus características principales y sus consecuencias. Lo que sí está claro son los síntomas más comunes, como son la fiebre, la tos seca y la neumonía, pero hay otras como las consecuencias que tiene en órganos como el corazón o en sentidos como el del olfato, que no está determinado como síntoma pero que todo el que lo pierde es casi seguro que es positivo en COVID-19.

Pero además de las consecuencias más graves, hay otras que pueden orientar a los especialistas médicos y ayudarles a detectar más fácilmente a los portadores del patógeno, sobre todo entre los asintomáticos. Una de las formas más sencillas es a través de la piel, que siempre en muchas ocasiones reacciona ante los ataques externos.

Por ello, un equipo de dermatólogos, encabezado por Cristina Galván, del Hospital Universitario de Móstoles (Madrid) ha puesto en marcha en tiempo récord un estudio a nivel nacional. Para Galván, las consecuencias del patógeno en la piel han pasado desapercibidas para la mayoría de los profesionales médicos y de los pacientes y es importante detectarlos porque son pacientes sin síntomas y pueden contagiar a las personas de su entorno. “En China e Italia se han detectado casos de coronavirus con lesiones en la piel asociadas y hay alguna publicación al respecto, pero hay muy poca documentación. Los dermatólogos estamos viendo muchas manifestaciones en la piel y tenemos que estudiar sin son verdaderamente causadas por el COVID-19 o por otros factores”. “La piel nos habla y sólo con verlo nos puede orientar sobre cual es la causa. Hemos detectado muchos casos de lesiones en los pies y las manos que se parecen a los sabañones -lesiones producidas por la exposición al frío- en gente joven y niños asintomáticos. Muchos de ellos, al hacerles la PCR han dado positivo. Pero también hemos observado casos que recuerdan a urticarias, erupciones generalizadas, lesiones de trombosis en la piel...", explica.

Por ello, Galván y dos dermatólogos más han logrado en tiempo récord que tanto la Agencia Española del Medicamento, como en el Registro Europeo, como el Comité ético y la Academia Española de Dermatología hayan avalado la puesta en marcha de un estudio a nivel nacional, en el que colaboran numerosos dermatólogos que aportan las observaciones de los casos que tratan y que los incluyen en el estudio siguiendo una serie de protocolos muy exigentes. “Tenemos que tratar de identificar que tipo de erupciones aparecen, si estas manifestaciones en la piel son provocados por el coronavirus, por los fármacos administrados o por la situación en la que vivimos. Hay que procurar demostrar cual es el origen, tratar de identificar las señales y si es posible cuáles se asocian un buen o un mal pronóstico”, añade.