Las enfermeras de Madrid se suman a la querella criminal contra Sánchez, Illa y Simón

Acusan al Gobierno de “imprudencia grave con resultado de lesiones o de muerte” y de poner “en riesgo la salud y la vida de los trabajadores”

Homenaje en el Hospital Severo Ochoa de Leganés al enfermero fallecido por Covid-19
Enfermeras del Severo Ochoa de LeganésRicardo Rubio Europa Press

Los colectivos sanitarios atribuyen directamente al Gobierno y, más concretamente, al Ministerio de Sanidad, la responsabilidad de los fallos en la gestión de la crisis del coronavirus y de la desprotección con la que han tenido que efectuar su trabajo en plena pandemia. El pasado jueves, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), mayoritaria en el sector, y el Consejo General de Enfermería de España anunciaron la interposición de sendas querellas criminales ante el Tribunal Supremo por presuntos delitos contra la seguridad de los trabajadores. El primero lo hizo contra el titular de Sanidad, Salvador Illa y “los demás corresponsables”.

El segundo fue más allá y apuntó en su querella al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al propio Illa, y a varias direcciones generales de Sanidad: la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación, Pilar Aparicio; la subdirectora general de Promoción de la Salud y Vigilancia en Salud Pública; la subdirectora general de Sanidad Ambiental y Salud Laboral, y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. El último colectivo en sumarse a esta reclamación judicial ha sido el Colegio Oficial de Enfermería de Madrid, comunidad especialmente golpeada por la pandemia.

Dicha corporación ha decidido personarse y adherirse a la querella interpuesta por el Consejo General contra los representantes del Gobierno, al entender “que se han infringido las normas de prevención de riesgos laborales y por no facilitar los medios de protección necesarios para el desempeño de su actividad, al que están obligados legalmente, poniendo de este modo en riesgo la salud y la vida de los trabajadores”. En la misma querella también se imputan otros delitos que pudieran haberse producido, “como es la imprudencia grave con resultado de lesiones o de muerte”, informa en un comunicado.

El presidente del Colegio, Jorge Andrada, ya trasladó por carta a Salvador Illa la preocupación de las enfermeras madrileñas “ante la reiterada y alarmante carencia de medios de protección, así como de la falta de test de detección rápida del coronavirus, para poder determinar la dimensión real de la infección entre los profesionales sanitarios”, exigiendo que estos fueran puestos urgentemente a disposición de los profesionales e incluso solicitando, como una solución que paliara al menos en parte esos problemas, que el Gobierno permitiera a la institución la compra de material para su entrega directa”.

“La desprotección de los profesionales en la asistencia directa a los pacientes con Covid 19 por la falta de material o por su carácter defectuoso en algunos casos ha sido sin duda la causa principal del alto número de profesionales sanitarios contagiados y presuntamente causa del fallecimiento de varios de ellos, circunstancia que obliga al Colegio a tomar las medidas legales y a exigir responsabilidades a las autoridades sanitarias encargadas de la gestión de la emergencia sanitaria”.