Illa pone a los sanitarios en contra del PSOE

La afrenta a los MIR es el colofón a más de tres meses de ninguneo del Ministerio a médicos, enfermeros y boticarios

El Congreso debate el decreto de la ‘nueva normalidad’
El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en el Congreso de los DiputadosPool Pool

Los actuales ocupantes del Ministerio de Sanidad parecen empeñados en lograr que los profesionales sanitarios echen pestes del Gobierno y del PSOE. El detonante de este enfado mayúsculo de los trabajadores del sector con el Ejecutivo fue la falta de equipos de protección con la que tuvieron que hacer frente a la pandemia, lo que provocó miles de infecciones. La mayor parte culpa de esta falta de previsión al Gobierno, no a la comunidad en la que trabaja.

Sin embargo, dicho enfado no se ciñe sólo a esta circunstancia. Las organizaciones del sector tuvieron por ejemplo conocimiento de que el departamento de Salvador Illa quería hacerles trabajar en determinadas circunstancias con síntomas de Covid-19 y lograron que echara marcha atrás. También tuvo que rectificar el Ministerio en su intento de convertir a los MIR de último año en mano de obra barata en lugar de reconocerles automáticamente la especialidad, cuando les quedaban meses para superar su formación. Ahora se ha negado a hacerlo con los que van a formarse como tales, forzando una elección telemática de plaza tan injustificable como bochornosa, circunstancia de la que parece haberse dado cuenta el Supremo, al ordenar la suspensión cautelar.

También se ha echado encima Sanidad a la enfermería, que ha interpuesto una querella ante el Supremo por desprotección, y a los farmacéuticos, a los que ha ninguneado como si no fueran sanitarios y han sido claves estos meses.