Mutua Madrileña destina 2,3 millones a la investigación médica

La Fundación ayudará a 21 estudios sobre cáncer, enfermedades raras, trasplantes y Traumatología

La doctora Carmen Mendoza y su equipo del Hospital Puerta de Hierro en Majadahonda (Madrid)
La doctora Carmen Mendoza y su equipo del Hospital Puerta de Hierro en Majadahonda (Madrid)JavierValeiroLa Razón

La Fundación Mutua Madrileña ha destinado este año 2,3 millones de euros a ayudar a la investigación médica en España. Lo ha hecho fundamentalmente a través de sus XVII Ayudas a la Investigación en Salud, dotadas con dos millones de euros y cuyos proyectos beneficiarios se han dado a conocer esta semana, y de una convocatoria extraordinaria para impulsar proyectos relacionados con el tratamiento del Covid-19.

De esta forma, la Fundación Mutua, que preside Ignacio Garralda, contribuye económicamente por XVII año consecutivo con la investigación médica de calidad que se hace en nuestro país. Las ayudas de esta convocatoria se han concedido a 21 estudios que se llevarán a cabo en 18 hospitales de 10 comunidades autónomas.

Los proyectos de investigación se realizarán en las áreas de enfermedades raras que se manifiestan en la infancia (cuatro estudios), trasplantes (cinco estudios), traumatología y sus secuelas (cuatro estudios) y oncología, centrada en esta edición en el origen y las causas del cáncer de colon (otros cuatro). Adicionalmente, se financiarán otras cuatro investigaciones lideradas por especialistas del cuadro médico de Adeslas, compañía aseguradora líder en seguros de salud y perteneciente al Grupo Mutua Madrileña, dentro de la categoría especial prevista en las bases, dotada con 200.000 euros.

Dos de los proyectos seleccionados se realizarán en colaboración entre varios hospitales. Uno de ellos, en el área de la oncología y sobre el origen del cáncer de colon, estudiará la bacteria Fusobacterium en el cáncer colorrectal localizado para desarrollar modelos diagnósticos y pronósticos basados en la microbiota. Esta investigación se coordinará desde el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO) y participarán en ella investigadores de otros siete centros de Cataluña, Andalucía, Cantabria, Valencia, Galicia y Madrid.

El otro estudio en red, en el área de los trasplantes, y coordinado desde el Puerta de Hierro, en Madrid, desarrollará y validará un método de diagnóstico en tiempo real por PCR de los virus HTVL para implementarlo de forma sistemática en el cribaje de donantes de órganos. El subtipo 1 del HTVL se asocia al desarrollo de patologías graves, como una leucemia/linfoma de células T del adulto en aproximadamente el 10% de las personas infectadas, siendo los métodos actuales lentos y con un número significativo de casos dudosos o falsos positivos que invalidan la donación. Por ello, la detección en tiempo real de los potenciales donantes portadores, pero asintomáticos, sería de gran utilidad para conocer la idoneidad del órgano. En este estudio participarán también investigadores de Aragón, Galicia, Navarra y Cataluña.

En el área de la traumatología, el Instituto de Investigación Sanitaria La Paz buscará un método de desinfección in vivo de implantes ortopédicos metálicos mediante calor generado por inducción electromagnética, lo que podría evitar la reintervención para sustituir las prótesis articulares, como las de rodilla, que se infectan y que en muchas ocasiones hay que reemplazar.

Y en el área de las enfermedades raras que afectan a la infancia, entre los estudios que se llevarán a cabo este año con la ayuda de la Fundación Mutua Madrileña, está la prueba de una terapia génica combinada para tratar la porfiria aguda intermitente, una enfermedad rara metabólica que cursa con déficit neurológico, y que llevarán a cabo en el Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra; también otro proyecto que se desarrollará en el Instituto de Investigación del Hospital La Fe de Valencia plantea la búsqueda de biomarcadores de respuesta al tratamiento en pacientes con atrofia muscular espinal.

La Fundación Mutua Madrileña también ha concedido tres becas a la Cooperación Internacional para profesionales de la medicina y la enfermería que desarrollarán su labor en Kenia, Mozambique y Etiopía.