La primera inmunoterapia española demuestra buenos resultados en pacientes con cáncer resistente

El tratamiento ha logrado estabilizar y mejorar la evolución en un grupo de enfermos tras finalizar la fase de investigación clínica

Las siguientes investigaciones determinarán el perfil del paciente que mejor puede beneficiarse de la terapia
Las siguientes investigaciones determinarán el perfil del paciente que mejor puede beneficiarse de la terapiaLa RazónLa Razón

La batalla contra el cáncer cuenta con un nuevo arma “made in Spain” que se presenta prometedora y eficaz. Se trata de la inmunoterapia española, cuya primera fase de investigación clínica, es decir, en pacientes, acaba de terminar con resultados muy esperanzadores de la mano del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y de la Clínica Universidad de Navarra.

En concreto, este ensayo publicado ahora en la revista “Science Translational Medicine investiga la combinación de BO-112 y los anticuerpos anti PD-1 nivolumab o pembrolizumab que ha demostrado su seguridad y potencial de revertir la resistencia a la inmunoterapia en pacientes con cáncer. “Hemos demostrado en personas que el uso de este tratamiento inyectado en lesiones tumorales resulta seguro y que pone en marcha mecanismos terapéuticos beneficiosos para reducir el tumor, tal y como habíamos avanzado ya en ratones”, explica a LA RAZÓN Ignacio Melero, investigador senior del Servicio de Inmunoterapia de la Clínica Universidad de Navarra y del Cima y co-director del proyecto, quien destaca que “es una muy buena noticia que abre la puerta a dar una segunda oportunidad a esos pacientes en los que la inmunoterapia principal no funciona, aunque hay que ser cautos, pues el número de pacientes estudiado todavía es pequeño. El siguiente paso será verificar cómo afecta a la supervivencia global".

En concreto, en esta segunda fase se ha realizado un estudio basado en la combinación de BO-112 y anti PD-1, que son inhibidores de una proteína que permiten aumentar la capacidad de las células T de destruir células cancerosas. El ensayo se realizó en un grupo de 28 pacientes con melanoma, cáncer de pulmón y cáncer renal a los que la inmunoterapia previa no les funcionó. Ahora, se ha demostrado que la combinación produjo una estabilización de la enfermedad en 10 de ellos y una disminución objetiva en el tamaño de sus tumores en otros tres. De los pacientes que obtuvieron ese beneficio, dos diagnosticados con melanoma avanzado se mantienen en remisión de su enfermedad a fecha de hoy, dos años desde el inicio del tratamiento. En los pacientes con mayor beneficio se demostró mediante análisis molecular una activación del sistema inmune mayor de la que se produjo en aquellos pacientes en los que la combinación no funcionó.

“Hemos demostrado que la mejor manera de utilizar ese compuesto es inyectarlo dentro de los tumores, porque dentro de las lesiones mimetiza muy bien a una infección viral y hace creer al sistema inmune que tiene que luchar contra una infección de un virus en el tejido tumoral”, detalla Melero.

“Esta estrategia de tratamiento intratumoral con BO-112, si se confirman los resultados en estudios más amplios, podría ayudar a revertir la resistencia primaria a inmunoterapia, un problema al que se enfrentan entre un tercio y la mitad de los pacientes que son tratados con inmunoterapia basada en anti PD-1 y para el cual necesitamos alternativas terapéuticas. El siguiente paso es avanzar en definir el perfil del paciente que más se pueda beneficiar y en el estudio de biomarcadores que ayuden a esa selección”, avanza Iván Márquez Rodas, del Servicio de Oncología Médica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y co-director del proyecto.

¿Cómo es la primera inmunoterapia española?

La formulación de BO-112 está basada en moléculas de ARN de doble cadena y logra una respuesta antitumoral directa que a su vez se ve reforzada gracias a la activación de los mecanismos de inmunidad innata. Este tratamiento es una inmunoterapia inyectada directamente en el tumor o en sus metástasis.

La línea de investigación que se sigue con BO-112 se inició con una primera etapa en la que se inyectó directamente el compuesto BO-112 en tumores de 16 pacientes con cáncer avanzado y se demostró que era seguro y cambios en las biopsias de los tumores inyectados que indicaban una potente activación del sistema inmune.

Buenas expectativas de futuro

A raíz de estos resultados se han puesto en marcha varios ensayos clínicos tanto dentro como fuera de España, que seguirán estudiando el papel de BO-112 en combinación con inmunoterapia en el tratamiento del cáncer. “En concreto estamos desarrollando nuevos ensayos clínicos que se centran en el tratamiento de metástasis en el hígado de varios tipos de tumores. Asimismo, existen planes avanzados de comenzar el tratamiento de pacientes con melanoma que han demostrado resistencia al tratamiento con anticuerpos anti PD 1, que es la inmunoterapia estándar de esta enfermedad”, detalla Melero.

Esos resultados son realmente importantes puesto que permitirían abrir el camino hacia la comercialización del producto, en caso de que demuestre ser efectivo. “Si todo va bien, siendo optimistas, podría ser un tratamiento de referencia en 2022”, avanza Melero, quien hace hincapié en que “se trata de una aproximación muy prometedora en el ámbito de la inmunoterapia del cáncer que se incluye dentro del uso de agentes inmunoestimulantes por vía intratumoral. Al menos una veintena de agentes se están ensayando en pacientes por esta vía novedosa, haciendo de este un campo de investigación sumamente competitivo”, avanza Melero.