¿Podría el SARS-CoV-2 desarrollar resistencia a las vacunas Covid-19?

Inducir una respuesta inmune redundante aumentará la efectividad de las futuras inmunizaciones

Voluntarios asisten para que les sea aplicadas dosis experimentales de vacunas contra la Covid-19 en Oaxaca (México)Daniel RicardezEFE

Al igual que las bacterias que desarrollan resistencia a los antibióticos, los virus pueden desarrollar resistencia a las vacunas, y la evolución del SARS-CoV-2 podría socavar la efectividad de las inmunizaciones que se encuentran actualmente en desarrollo, según un artículo publicado hoy en la revista científica de acceso abierto PLOS dirigido por David Kennedy y Andrew Read, profesores de Biología de la Universidad Estatal de Pensilvania, EE UU.

“Se necesita con urgencia una vacuna Covid-19 para salvar vidas y ayudar a la sociedad a volver a su estado normal previo a la pandemia”, asegura David Kennedy, profesor asistente de Biología, quien recuerda que “como hemos visto con otras enfermedades, como la neumonía, la evolución de la resistencia puede hacer que las vacunas sean rápidamente ineficaces. Al aprender de estos desafíos anteriores y al implementar este conocimiento durante el diseño de la vacuna, podemos maximizar el impacto a largo plazo de vacunas para Covid-19.”

¿Protegerán las vacunas?

Los investigadores sugieren específicamente que las muestras estándar de sangre y de hisopos nasales tomadas durante los ensayos clínicos para cuantificar las respuestas de los individuos a la vacunación también pueden usarse para evaluar la probabilidad de que las vacunas que se están probando impulsen la evolución de la resistencia. Por ejemplo, el equipo de investigadores propone que se pueden utilizar muestras de sangre para evaluar la redundancia de la protección inmunitaria generada por las vacunas candidatas midiendo los tipos y cantidades de anticuerpos y células T presentes.

“Al igual que la terapia de combinación de antibióticos retrasa la evolución de la resistencia a los antibióticos, las vacunas que están diseñadas para inducir una respuesta inmune redundante, o una en la que se alienta al sistema inmune a apuntar a múltiples sitios, llamados epítopos, en la superficie del virus, pueden retrasar la evolución de la resistencia a las vacunas”, explican Andrew Read, profesor de Biología y Entomología y director de los Institutos Huck de Ciencias de la Vida, quien detalla que “eso es porque el virus tendría que adquirir varias mutaciones, a diferencia de una sola, para sobrevivir al ataque del sistema inmunológico del huésped”.

Los investigadores también recomiendan que los hisopos nasales recolectados típicamente durante los ensayos clínicos se puedan usar para determinar la cantidad de virus presente, que puede considerarse un indicador del potencial de transmisión. En concreto, la investigación confirma que suprimir fuertemente la transmisión del virus a través de huéspedes vacunados es clave para ralentizar la evolución de la resistencia, ya que minimiza las oportunidades de que surjan mutaciones y reduce las oportunidades de que la selección natural actúe sobre las mutaciones que surgen. Además, el equipo sugiere que los datos genéticos adquiridos a través de hisopos nasales se pueden usar para examinar si se ha producido una selección impulsada por la vacuna. Por ejemplo, las diferencias en los alelos, o formas de genes que surgen de mutaciones, entre los genomas virales recolectados de individuos vacunados frente a aquellos no vacunados indicarían que la selección ha tenido lugar. “Según la Organización Mundial de la Salud, al menos 198 vacunas Covid-19 están en proceso de desarrollo, y 44 se encuentran actualmente en evaluación clínica”, recuerda Kennedy, quien insiste en que “sugerimos que el riesgo de resistencia se utilice para priorizar la inversión entre vacunas candidatas igualmente prometedoras”.