La enfermería, decisiva en el control de la Covid-19

El papel de este colectivo se ha hecho visible en todos los ámbitos, y muy específicamente en el sociosanitario

El papel de este colectivo se ha hecho visible en todos los ámbitos, y muy específicamente en el sociosanitario
El papel de este colectivo se ha hecho visible en todos los ámbitos, y muy específicamente en el sociosanitarioBorja Puig de la Bellacasa

La enfermería es actualmente una graduación, es decir, tiene rango de carrera universitaria superior e incluye además el conjunto de cuidados destinados a aquellas personas que por sus especiales características necesitan una actuación de los servicios sanitarios y sociales. En el contexto de la pandemia por Covid-19 las enfermeras y enfermeros aportan su valor añadido en las sinergias de trabajo interdisciplinar e interinstitucional, con el objetivo prioritario de frenar el avance de la enfermedad en la mejora de la atención.

Si hasta ahora la única especialidad que existe como tal es la de matrona, ya desde antes de la pandemia se solicitaba la geriatría, con esta contingencia se hizo patente la necesidad de esta especialidad para el especial cuidados de los mayores, especialmente en lugares institucionalizados, como las residencias de ancianos. Así lo hace constar Mar Rocha Martínez, portavoz y adjunta a la presidencia del Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (Codem): “Desde antes de la crisis del coronavirus reclamábamos desde el Colegio de Enfermería de Madrid una atención que tuviese en cuenta aspectos tan relevantes como el envejecimiento de la población española, a lo que se añade un mayor número de incidencia de enfermedades crónicas y de dependencia. Este hecho real nos obliga a que el sistema sanitario evoluciones conscientemente hacia una asistencia sociosanitaria, conceptos que no pueden desvincularse y que son el eje fundamental en el caso de las personas mayores”.

Por esta razón, según insiste esta experta, La enfermería es actualmente una graduación, es decir, tiene rango de carrera universitaria superior e incluye además el conjunto de cuidados destinados a aquellas personas que por sus especiales características necesitan una actuación de los servicios sanitarios y sociales. En el contexto de la pandemia por covid-19 las enfermeras y enfermeros aportan su valor añadido en las sinergias de trabajo interdisciplinar e interinstitucional, con el objetivo prioritario de frenar el avance de la enfermedad en la mejora de la atención.

Si hasta ahora la única especialidad que existe como tal es la de matrona, ya desde antes de la pandemia se solicitaba la geriatría, con esta contingencia se hizo patente la necesidad de esta especialidad para el especial cuidados de los mayores, especialmente en lugares institucionalizados, como las residencias de ancianos. Así lo hace constar Mar Rocha Martínez, portavoz y adjunta a la presidencia del Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (Codem): “Desde antes de la crisis del coronavirus reclamábamos desde el Colegio de Enfermería de Madrid una atención que tuviese en cuenta aspectos tan relevantes como el envejecimiento de la población española, a lo que se añade un mayor número de incidencia de enfermedades crónicas y de dependencia. Este hecho real nos obliga a que el sistema sanitario evoluciones conscientemente hacia una asistencia sociosanitaria, conceptos que no pueden desvincularse y que son el eje fundamental en el caso de las personas mayores”.

Por esta razón, según insiste esta experta, el papel de las enfermeras y los enfermeros se ha hecho visible en todos los ámbitos, y muy específicamente en el sociosanitario. Si nos atenemos a las residencia de ancianos, se ha puesto en evidencia la necesidad imperiosa de la plena implantación de nuestro profesional especialista en geriatría. Precisamente el cuidado de las personas mayores y con diferentes grados de discapacidad requiere establecer sistemas de apoyo para estas personas, en colaboración con sus familias, para otros cuidados informales o para su entorno, y que sirvan para mejorar la calidad de vida y cuáles son los objetivos del residente. Es aquí donde son fundamentales los cuidados generales e indudablemente también los de los especialistas.. Si nos atenemos a las residencia de ancianos, se ha puesto en evidencia la necesidad imperiosa de la plena implantación de nuestro profesional especialista en geriatría. Precisamente el cuidado de las personas mayores y con diferentes grados de discapacidad requiere establecer sistemas de apoyo para estas personas, en colaboración con sus familias, para otros cuidados informales o para su entorno, y que sirvan para mejorar la calidad de vida y cuáles son los objetivos del residente. Es aquí donde son fundamentales los cuidados generales e indudablemente también los de los especialistas.