«En el desayuno nada de fiambre y la leche, sin cacao por el calcio»

El chef Juan Llorca y de la dietista-nutricionista Melisa Gómez dan toda una serie de consejos nutricionales para elaborar menús saludables en «Leche con galletas» (Editorial Vergara). Brazo de gitano sin azúcar o cookies estilo brownie con garbanzos son algunas de las recetas que le sorprenderán

El chef Juan Lorca y la dietista-nutricionista Melisa Gómez, autores de "Leche con galletas"
El chef Juan Lorca y la dietista-nutricionista Melisa Gómez, autores de "Leche con galletas"Freelance Freelance

Los autores de «Sin dientes y a bocados» vuelven a unirse para ofrecer un nuevo enfoque en la alimentación infantil. «Leche con galletas» es el título de su nuevo libro en el que hay toda una serie de consejos nutricionales para elaborar menús, incluidas 50 recetas saludables en las que se fusiona la tradición culinaria de nuestros mayores con las necesidades nutritivas de los más pequeños.

-Siempre pensé que la cocina de los abuelos era la más saludable, sin ultraprocesados, con más fruta...

-Melisa Gómez (M. G.): Si te vas a los platos típicos sí, la cuestión es que con el paso de los años en estudios hechos, aunque aún no sean muchos, sobre nutrición entre abuelos y nietos empieza a notarse que algo estaba ocurriendo. Ellos tal vez meriendan más fruta y comen más de cuchara, pero de cara a los nietos dejan esos productos y añaden los hiperpalatables. La costumbre de comer fruta a veces se suplanta por estos productos atractivos para los niños al pensar que les va a gustar más incluso que lo que uno les prepare. Y se obvian las desventajas que tienen en la salud. Cuanto más tiempo están los peques con los abuelos, más se abusa de bebidas azucaradas y de productos insanos y por tanto los menores tienen más riesgo de tener sobrepeso y obesidad.

-Juan Llorca (J. L.): Los abuelos los malcrían, usan mucho dulce. Cocinan muy bien lentejas, albóndigas... pero en el postre y la merienda es donde más fallan, y en el desayuno también. De ahí que sea importante introducir estrategias de alimentación con los abuelos. Los reclamos publicitarios no nos ayudan para nada. Dibujos o mensajes que dan lugar a confusión... como pasa con los zumos, que parece que son mejores que tomar una pieza de fruta y no es así. Debería haber una legislación que prohibiese estos mensajes porque no son ciertos.

-¿Qué opinan del semáforo Nutriscore?

-M. G: No tiene en cuenta la calidad del nutriente que está evaluando por lo que es confuso para el comprador. Mejor comprar cosas sin empaque ni etiquetado. La fruta debería ser una constante.

-J. L: Uuuu... Creo que no es la mejor forma de enseñar a la población a comer, va a generar más dudas e incertidumbres. Deberíamos ir hacia productos sin etiquetas ni envases, hay que comer alimentos, no comprar productos enlatados o envasados aunque los hay muy buenos. La base de la alimentación son las legumbres, las frutas y las verduras.

-Leche con galletas no es ideal...

-M. G: Depende del tipo de la galleta. Si son galletas con copos de avena y plátano y las haces tú, serán menos crujiente pero no se tendrían por qué evitar, podrías darlas. Pero la fruta debería tener más protagonismo, añadiendo canela pero no azúcar a la manzana o haciéndola al horno.

-J. L: La alternativa está en la portada: vaso de leche sola sin nada que la chocolate. A los padres les preocupa mucho el calcio, pero añaden cacao en polvo que inhibe el papel del calcio, lo que es contraproducente. De modo que puedes tomar leche sola con galletas de zanahoria que puedes hacer o comprar y no siempre tender a lo dulce en desayunos y meriendas. El desayuno es la comida que creo que peor hacemos los españoles ya sean niños o adultos. Un desayuno básico es el que te puedas comer a gusto, pan integral, aporte de grasa que da el aceite de oliva, el aguacate o el queso, verdura o fruta fresca y poco más. Puedes poner legumbres (humus), pero no fiambre. Hay que evitar al máximo posible el consumo de carne procesada, desayunar lonchas de pavo o jamón no es sano por mucho que nos lo hayan vendido muy bien.

-Galletas industriales y petit suisse, ¿prohibidos?

-M. G: Prohibidos no, pero mejor optar por la regla «no ofrecer no negar». No son alimentos que deban estar en casa todas las semanas, mejor poner un frutero y fruta cortada en la nevera.

-J. L: No se trata de prohibir ni estigmatizar productos. Tomar una cerveza al día no es bueno, pero no pasa nada por hacerlo de forma esporádica. Con los niños es lo mismo, los petit suisse o las galletas no son el demonio, pero son productos que por desgracia son frecuentes en su alimentación diaria. No se trata de prohibirlos, pero si no los tenemos mucho mejor para no decirles no te doy algo que tengo en la nevera. La frase «no ofrecer no negar» es la mejor opción porque los abuelos no quieren que se enfaden sus nietos con ellos, por eso es mejor no tenerlos en casa. Además, esa felicidad se la dan los abuelos con su presencia.

-Por cierto, ¿qué receta le ha costado más crear?

-J. L: La que más me ha costado hacer por textura y sabor es la del brazo de gitano saludable. Lleva trabajo, espero que eso se valore.