¿Por qué se nos cae la baba al dormir?

Si observamos que el babeo no es algo puntual, debemos plantearnos si existe otro problema mayor

El descanso es una de las prioridades de las personas
El descanso es una de las prioridades de las personas FOTO: Dreamstime

Babear puntualmente la almohada suele ser una buena señal, porque eso significa que hemos pasado por todas las fases del sueño. Ahora bien, si la salivación llega a ser excesiva y frecuente, podría ser un indicio de la existencia de problemas más graves.

Ortsomnia
Ortsomnia FOTO: La Razón

Cuando llegamos a la fase REM, la desconexión y la relajación muscular durante el sueño es absoluta, y el cuerpo únicamente hace movimientos involuntarios (como la respiración), por lo que la saliva acumulada en la cavidad bucal se termina derramando sobre la almohada sin que nada lo pare.

Esto puede parecer un poco desagradable para algunas personas, pero no suele ser más que eso. Si quieres evitarlo puedes intentar dormir boca arriba y con la cabeza elevada, lo que impedirá que la saliva se derrame. O también puedes intentar realizar gárgaras con agua salada antes de irte a dormir.

No obstante, si observamos que el babeo no es algo puntual, sino que se ha vuelto frecuente y excesivo, debemos plantearnos si existe otro problema mayor:

Tendencia a respirar por la boca

Es posible que un virus estacional o una alergia tapone nuestra nariz, y que por eso respiremos más por la boca y que, por tanto, sea más importante la lubricación para nuestro cuerpo. Este también es un caso puntual al que no debemos darle más importancia de la que tiene la propia alergia o infección.

El resfriado común provoca que la nariz se tapone, y en consecuencia, que respiremos más por la boca
El resfriado común provoca que la nariz se tapone, y en consecuencia, que respiremos más por la boca FOTO: La Razón

Ahora bien, hay otras muchas causas que pueden explicar esta tendencia a respirar más por la boca que por la nariz, como una malformación craneal, el tabique nasal desviado o el bruxismo (rechinar de dientes durante el sueño).

También es común que los afectados por la apnea obstructiva del sueño (un trastorno respiratorio que ocurre cuando la respiración se detiene momentáneamente al dormir), respiren más por la boca, aumentando a su vez la probabilidad de babear por la noche.

Reflujo gastroesofágico

Se produce cuando el ácido del estómago fluye por el esófago (que conecta la boca y el estómago), lo que causa irritación en el conducto. Para defenderse de esta situación, el cuerpo puede responder produciendo más saliva.

Los ácidos invaden  el esófago
Los ácidos invaden el esófago

Normalmente, este trastorno se puede controlar con cambios en el estilo de vida, la dieta o con medicamentos sin receta; aunque en algunos casos más graves puede ser necesario recurrir incluso a la cirugía.

Sialorrea

La sialorrea es el exceso de saliva. Puede deberse tanto a un aumento de producción, como a la dificultad para tragar la propia saliva generada.

El aumento de la producción de saliva puede derivarse de una afección de la mucosa o de factores psicógenos, aunque también es posible que se produzca como efecto secundario de algunos fármacos, como los antipsicóticos o como los medicamentos prescritos para el tratamiento del Alzheimer.

Si quieres comprobar que este es -efectivamente- el origen del babeo, puedes consultarlo en el prospecto del medicamento.

La dificultad para tragar tiene su origen en una enfermedad neurológica que hace que el afectado no sea consciente de esta hipersalivación. Es común en enfermos de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), Parkinson, parálisis cerebral, (...).

Jordi Sabaté, enfermo de ELA
Jordi Sabaté, enfermo de ELA FOTO: La Razón La Razón