Estas son las dietas que no funcionan tan bien en las mujeres

Una nuevo estudio investiga las claves de la dieta keto y del ayuno intermitente

Una nuevo estudio norteamericano investiga las claves de la dieta keto y del ayuno intermitente
Una nuevo estudio norteamericano investiga las claves de la dieta keto y del ayuno intermitente FOTO: Pharmacius La Razón

Ahora que el nuevo año viene acompañado de esos kilos de más que deja la Navidad, es habitual intentar hacer dietas que ayuden a perder peso. Pero no todas funcionan igual, ya que científicas de la Universidad de California en Riverside (Estados Unidos) están estudiando cómo funcionan a nivel molecular las populares dietas cetogénicas, o keto, y de ayuno intermitente, y si ambos sexos se benefician de ellas por igual. La investigación resulta llamativa, ya que «la dieta keto no parece funcionar tan bien para las mujeres, porque metabolizamos la grasa de manera diferente y tenemos diferentes genes que se activan y desactivan en respuesta al ayuno. Pero realmente no sabemos por qué es así ni cómo sucede; eso es lo que esperamos aprender en este nuevo estudio», avanza la profesora de Biología celular Frances Sladek.

La idea que subyace a la dieta keto es que unos niveles bajos de hidratos de carbono y unos niveles muy altos de grasas y proteínas obligan al cuerpo a utilizar la grasa como combustible, lo que se traduce en una pérdida de peso. Por su parte, el ayuno intermitente funciona según un principio similar, restringiendo la alimentación a un pequeño espacio de tiempo durante el día. Durante las horas sin comida, el cuerpo agota sus reservas de azúcar y pasa a quemar grasa. La grasa se convierte en cuerpos cetónicos que el cerebro puede utilizar como combustible.

A pesar de su popularidad, los científicos aún no han identificado los genes o proteínas que permiten que estas dietas funcionen, si es que lo hacen. «El cambio metabólico entre el azúcar y la grasa es increíble que aún no lo entendamos. Pero si lo hacemos, podremos decir si la ceto es adecuada para una persona», detalla la doctora Sarah Radi, investigadora principal de este nuevo ensayo clínico.

La clave es probablemente una proteína llamada HNF4 que se encuentra en altos niveles en el hígado. Se trata de un factor de transcripción, que convierte el ADN en ARN, que luego se convierte en nuevas proteínas, y se presenta en dos formas, P1 o P2. El equipo investigó originalmente la P2 como proteína pro-cáncer. No encontraron una relación con el desarrollo de tumores, pero sí observaron que los ratones con altos niveles de P2 en sus hígados también tenían diferentes genes para el metabolismo. Y también se dieron cuenta de que la P2 aparece en mayor cantidad a última hora del día, lo que podría explicar por qué los ratones no ganaban tanto peso si se restringía la hora de comer, incluso si los ratones comían demasiado. Así, Radi sospecha que una enzima que detecta la energía podría causar el cambio entre P1 y P2, lo que podría permitir el proceso de quemar grasa para obtener energía. «Eso es lo que intentamos demostrar», explica.

¿Diferencias según el sexo?

En este estudio se prestará especial atención a la forma en que los ratones machos y hembras responden a las dietas ceto y de ayuno intermitente, ya que algunas investigaciones previas ya sugieren que hay diferencias. Independientemente de que la dieta sea eficaz para cualquier sexo, los investigadores advierten de que no hay que llevar ninguna dieta al extremo. No está claro si toda la grasa se metaboliza en una dieta cetogénica o de ayuno, o si mucha de ella simplemente se acumula en el cuerpo.

Las dietas japonesas estándar contienen un 20 por ciento de grasa, las americanas un 35 por ciento de media y las keto pueden contener hasta un 70 u 80 por ciento, lo que probablemente sea una cantidad insostenible. «Si comes mucha grasa, a la larga te hará engordar. Si comes demasiado de cualquier cosa, te hará engordar, incluidas las zanahorias. En última instancia, lo más importante es la cantidad que comes, lo que comes y la hora del día en que comes», advierte Sladek.