Nuevos datos confirman que el programa de cribado de cáncer de pulmón es coste-efectivo

Según estos resultados, su coste sería de 2.345 euros por años de vida ajustados por calidad, en línea con los de otros programas de “screening” ya financiados en España

El TAC de baja dosis es la prueba con la que se realiza el cribado de este tipo de cáncer
El TAC de baja dosis es la prueba con la que se realiza el cribado de este tipo de cáncer FOTO: Sandra R. Poveda Sandra R. Poveda

Los resultados de un reciente análisis de coste-efectividad sugieren que un programa de cribado de cáncer de pulmón en España, siguiendo los criterios del estudio Nelson, sería coste-efectivo: 2.345€ por años de vida ajustados por calidad (AVAC), confirmando lo ya hallado en estudios previos en otros entornos geográficos.

Estos datos estarían en línea con el coste-efectividad de otros programas de cribado ya financiados en España como el de cáncer colorrectal (2.154€/AVAC), mama (15.000€/AVAC) o cérvix (18.646€/AVAC) y por debajo del umbral de disponibilidad a pagar por años de vida ajustados por calidad ganado planteado recientemente en España, situado en torno a los 21.000-25.854€/AVAC.

En palabras de Laureano Molins, jefe del Servicio de Cirugía Torácica Hospital Clínic de Barcelona y coordinador nacional de Lung Ambition Alliance España, “el reciente análisis de coste-efectividad del cribado en cáncer de pulmón en España basado en el ensayo clínico Nelson aporta información relevante sobre la eficiencia de esta opción. Este análisis muestra una relación coste-efectividad muy favorable y fundamentada principalmente en los beneficios y la optimización del manejo del cáncer de pulmón asociados al aumento del diagnóstico en estadios tempranos. Aunque hacer un TAC de baja dosis tiene un coste elevado, el tratamiento de los pacientes con cáncer de pulmón a los que se les administra quimioterapia y/o inmunoterapia, supone un gasto muy superior al del paciente que puede ser intervenido quirúrgicamente. Gracias a la operación realizada tras un diagnóstico precoz mediante cribado, un 80% de los pacientes vivirán”.

Respaldo económico

Una vez confirmada la evidencia científica de un programa de cribado, la toma de decisiones sobre la implantación del programa de cribado en España debe ser respaldada por una evaluación económica del mismo, es decir, establecer cómo se financia.

De igual forma opina Luis Paz Ares, jefe del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid y jefe de la Unidad de Cáncer de Pulmón H12o-CNIO: “Desde el punto de vista de reducir las muertes por cáncer de pulmón el cribado ha demostrado resultados de evidencia científica. Pero ¿es eficiente? La respuesta es clara, ya que solamente debemos comparar el coste de hacer un TAC con el coste de una operación y dar un tratamiento oncológico a un paciente con pocas esperanzas de sobrevivir. Aunque todavía debemos reflexionar sobre qué hacer con los falsos positivos y la forma de cribar de forma certera a la población, el coste-eficiencia del diagnóstico precoz es evidente”.

En los últimos 15 años, varios estudios han demostrado el valor del cribado de cáncer de pulmón en personas de alto riesgo. El estudio NSLT (National Lung Screening Trial) incluyó a 53.000 personas, y fue publicado en 2011, demostrando, en fumadores o ex fumadores de más de 30 paquetes al año en voluntarios de 55 a 74 años, la eficacia del TAC de baja radiación como método de cribado de cáncer de pulmón, al encontrar una reducción de la mortalidad asociada al cáncer de un 20%, frente a realizarlo mediante radiografía de tórax. En el año 2020 se publicaron los resultados del estudio Nelson que evidenció que hacer TACs de baja dosis reduce el riesgo de muerte a 10 años un 26% en varones y hasta un 61% en mujeres, lo que indica una mayor magnitud en el impacto de esta medida que en el trabajo americano. Además, pone de manifiesto que no es necesario repetir la prueba cada año y abre el intervalo entre TACs y añade factores de riesgo como padecer enfisema.