LUDA: así es la red que conecta y digitaliza a las farmacias

Esta plataforma «made in Spain» pone su tecnología al servicio de las boticas para que ayuden al paciente y mejoren sus ventas online

De forma intuitiva y muy sencilla, el programa avisa de la llegada de un nuevo pedido de parafarmacia
De forma intuitiva y muy sencilla, el programa avisa de la llegada de un nuevo pedido de parafarmacia FOTO: Gonzalo Pérez Mata La Razón

Como si de una inmensa tela de araña se tratara, las más de 22.000 farmacias que existen en nuestro país dibujan una gran red capaz de llegar al último rincón de España. Y es precisamente esa capilaridad la que convierte a las boticas en un agente de salud pública de inmenso valor, un valor que ahora es posible potenciar aún más gracias al empleo de las nuevas tecnologías.

Bajo esa premisa, y con el impulso de varios jóvenes emprendedores, nació en el año 2017 LUDA Partners, la red digital de farmacias que facilita la comunicación entre ellas para localizar los medicamentos con problemas de suministro daba a luz cuando todavía no existía ninguna solución, solo la opción de Whatsapp. Además, también ayuda a multiplicar su potencial digital. «Se trata de una plataforma nacida por y para los farmacéuticos, con el objetivo de ayudar a las boticas con los problemas de suministro de medicamentos, a la vez de apoyar su proceso de digitalización y la recuperación del canal de venta online de parafarmacia, debido a la evolución del mercado hacia este tipo de consumo. Esa mezcla de innovación, tecnología y solidaridad fueron los tres factores decisorios para elaborar los mimbres de este proyecto», explica Luis Martín Lázaro, cofundador de LUDA Partners.

Problemas de suministro

A pesar de que la logística farmacéutica en nuestro país funciona con gran eficiencia, en ocasiones los profesionales de la botica se encuentran ante la tesitura de no poder ofrecer a sus pacientes el medicamento que necesitan en ese momento por causas ajenas derivadas de los problemas de suministro. «Cuando un usuario busca un fármaco que resulta muy importante para él, el hecho de no encontrarlo en su farmacia más cercana le provoca una sensación de intranquilidad muy frustrante que le lleva a recorrer con cierta desesperación varias boticas de su ciudad. Esto se debe a que, en ocasiones, nos enfrentamos a problemas de roturas de stock de algunos fármacos, algo que no podemos controlar, por lo que también para los profesionales resulta muy frustrante no poder ayudar al paciente», reconoce Alfonso Fernández Bernal, farmacéutico y responsable de Farmacia Castellana 245, en Madrid, adherida a LUDA.

Con una red de más de 2.000 boticas repartidas por 32 provincias españolas y más de 340.000 referencias de productos, esta plataforma «made in Spain» pone su tecnología al servicio del farmacéutico. En concreto, «las farmacias LUDA pueden, a través de nuestro software, consultar cuál es la botica más cercana que sí tiene el fármaco que necesita esa persona, y que pueda ir a adquirirlo. Ante todo, LUDA es tecnología y colaboración entre establecimientos farmacéuticos. Partiendo de un modelo colaborativo, se les ayuda a encontrar en la farmacia más cercana medicamentos con problemas de suministro y en tiempo real. Pero no olvidemos que también permite encontrar otros productos como suplementos o marcas que no se trabajen en esa farmacia. Hasta el momento más de 30.000 personas han encontrado su medicamento con problemas de suministro gracias a LUDA», asegura Martín Lázaro.

Servicio público

Parte de esos 30.000 pacientes que han encontrado el fármaco que andaban buscando han pasado ya por la oficina de farmacia de la Castellana que dirige Fernández Bernal, quien reconoce que se ha llegado a encontrar «personas que llevaban recorridas una decena de boticas en busca de su medicación sin éxito. Gracias a que disponemos de la plataforma de LUDA somos capaces de localizar de manera inmediata dónde está ese medicamento disponible y darle una solución. Cuando esto ocurre, el agradecimiento es infinito y comprobamos que se fideliza al cliente. Esto nos hace ver la importancia del servicio, pues la farmacia es un servicio público y, por encima de todo, debemos dar respuesta a las necesidades del paciente. No es un tema económico ni de rentabilidad, sino de dar el servicio público que se espera de nosotros. Si las nuevas tecnologías lo permiten, hay que aprovecharlo en beneficio de los usuarios».

Formar parte de la gran malla dibujada por LUDA Partners resulta muy sencillo, además, tal y como aclara Martín Lázaro, «tanto su instalación como su mantenimiento son gratuitos». En concreto, el proceso de incorporación es completamente digital y, a partir de ahí, se acuerda una franja horaria para la instalación del software. «Salvo por falta de tiempo de la farmacia, el proceso de instalación no suele durar más de dos horas desde la firma de adhesión», concreta el cofundador de la plataforma.

Proceso sencillo y sin coste

Cualquier farmacia puede sumarse a esta iniciativa, ya que «no existen requisitos técnicos específicos para la adhesión a nuestra red, ni en cuanto a tamaño ni localización. Es más, nuestro sueño es poder contar con las más de 22.000 farmacias que existen en España para que estas puedan colaborar entre sí para ayudar a los pacientes», confiesa Martín Lázaro, quien aclara que «la utilización de la tecnología de LUDA es totalmente gratuita para las farmacias. Además, no tiene ni gastos de instalación ni de mantenimiento, así como tampoco implica ninguna permanencia del servicio».

Tras la instalación del software en la farmacia, tanto sus responsables como el equipo solo necesitan una brevísima formación acerca del funcionamiento de la herramienta para que sepan localizar medicamentos u otros productos con problemas de suministro, empezar a recibir pedidos de parafarmacia y resolver posibles dudas que puedan surgir. La instalación del programa no es invasiva, ya que no deja de ser un programa más que el farmacéutico tiene en su ordenador. «Se trata de una herramienta útil, pero sobre todo muy sencilla. No hace falta ser ningún experto en tecnología, ya que el sistema es muy intuitivo y cualquiera del equipo lo puede usar», reconoce el farmacéutico.

La digitalización no es ajena al mundo de la farmacia, pero lo cierto es que no todas las boticas tienen las mismas facilidades para sumarse a este carro que, más que de futuro, ya es de presente. «Nuestro objetivo es ayudar a las farmacias de toda la vida a digitalizarse y a reforzar su presencia en el mundo online, sin cambiar su forma de trabajar. Queremos que recuperen el usuario digital y así defender el modelo de farmacia mediterránea. Ayudamos a las boticas a conectarse al mundo online para que puedan vender sus productos de parafarmacia directamente desde sus establecimientos y sean estos los que siempre dispensen», explica Martín Lázaro.

La tecnología de LUDA se integra en webs de laboratorios, e-commerce y marketplaces para que las boticas puedan vender su parafarmacia sin necesidad de tener una web, sin costes extra, ni permanencias obligadas. «Es una solución digital que funciona en tiempo real para dar el mejor servicio al cliente digital y que este vuelva a su farmacia de toda la vida», destaca Martín Lázaro.

En concreto, el farmacéutico elige a qué proyectos quiere conectarse y la tecnología de LUDA Partners hace el resto, de manera que no le suponga ningún coste extra ni que complique el ya ajetreado día del profesional de la salud. Después, cuando se recibe un pedido de parafarmacia lo único de lo que tiene que preocuparse es de preparar los productos en una bolsa y entregarla al mensajero o al cliente (ya que este puede elegir entre ir a recogerlo o que se lo lleven a su casa). La logística la gestiona la herramienta directamente con diferentes empresas de mensajería. En este caso, «en la parte de venta online de parafarmacia el farmacéutico paga un mínimo porcentaje únicamente cuando realiza una venta, siendo así un modelo a éxito. Si no vende, no paga nada y si vende el producto, paga un porcentaje mínimo, pues el modelo de monetización se basa en promover un alto número de operaciones en la red para reforzar el modelo colaborativo», detalla Martín Lázaro.

Los datos avalan el éxito de esta forma de trabajar, ya que hasta ahora más de 30.000 pacientes han encontrado, gracias a que su farmacéutico pudo usar LUDA, el medicamento que necesitaban. Con respecto a la venta online de parafarmacia, «estamos en una media de 12.000 pedidos al mes con una facturación por farmacia de 1.500€. Algunas de ellas multiplican por 10 esta cifra», asegura Martín Lázaro. La ecuación del servicio público y de la rentabilidad funciona, permitiendo al farmacéutico consolidar su papel de agente de salud clave.