¿Por qué sí es bueno comer chocolate?

Nuevas evidencias científicas confirman que los flavonoides del cacao disminuyen un 20% las enfermedades cardiovasculares

Se trata de uno de los alimentos más extendidos y deseados, razón más que contundente para que tenga una fecha propia en el calendario. De hecho, hoy, 13 de septiembre, se conmemora el Día Internacional del Chocolate, una buena excusa para poner sobre la mesa todos los mitos que sobrevuelan por encima de este ingrediente que, a pesar de su mala fama, aporta numerosos beneficios para la salud siempre y cuando se tome con moderación y se opte por una tableta de elevado porcentaje de cacao.

Entre las últimas evidencias científicas que avalan los beneficios del cacao destaca un reciente estudio, publicado en el mes de julio en la revista científica «Frontiers of Nutrition», que confirma que sus flavonoides reducen la presión arterial y la rigidez arterial incluso tanto como algunos fármacos especializados para ello. «El impacto positivo que tienen los flavanoles del cacao en nuestro sistema cardiovascular, en particular, la función de los vasos sanguíneos y la presión arterial, es innegable. Los médicos a menudo temen que puedan disminuir demasiado la presión arterial, pero ahora hemos comprobado por primera vez en la vida real que los flavanoles del cacao solo disminuyen la presión arterial cuando esta está elevada», asegura Christian Heiss, profesor de Medicina Cardiovascular de la Universidad de Surrey (Inglaterra) e investigador principal de este trabajo.

Y no es la única referencia científica que se ha añadido en estos últimos meses, ya que, tal y como recuerda Mónica Herrero, miembro del Consejo General de Colegios Oficiales de Dietistas-Nutricionistas, «un nuevo estudio publicado en ‘’The American Journal of Clinical Nutrition’', con una cantidad importante de participantes, demostró que los flavonoides del cacao pueden ayudar a disminuir las enfermedades cardiovasculares en más de un 20%, pero hay que precisar que este trabajo está hecho con los flavonoides del cacao aislado, es decir, que para poder llegar a esas cantidades tendríamos que tomar una excesiva cantidad de cacao, con lo cual no sería aconsejable. Hay que saber qué otros alimentos de forma natural también contienen flavonoides, como frutas, verduras, semillas…».

Salud cognitiva

Si la presión arterial y la salud coronaria se ven beneficiadas, tomar cacao también resulta positivo para la salud mental, tal y como se desprende de un nuevo estudio publicado en «Nutritional Neuroscience» que ha reforzado la evidencia previa de los efectos prometedores del chocolate negro en la salud cognitiva. «Aunque el estrés causa disfunción cerebral, el consumo de chocolate amargo tiene efectos positivos en la plasticidad (es decir, la adaptabilidad en el tiempo) de las sinapsis (pequeños espacios a través de los cuales diferentes neuronas se comunican entre sí)», asegura Parham Reisi, especialista del Departamento de Fisiología de la Universidad de Ciencias Médicas de Isfahan (Irán) y autor principal de la investigación.

Lo que no parece estar tan claro es que comer chocolate adelgace. «No podemos hablar de ningún alimento que tenga las propiedades de adelgazar. La base está en seguir una dieta variada equilibrada, con alimentos naturales, de la zona y de temporada, y realizar ejercicio moderado», aconseja Herrero.

Cuanto más negro, mejor

Y ante la pregunta de qué tipo de chocolate elegir cuando nos enfrentamos al arsenal de opciones que hay en el supermercado, «claramente hay que optar por aquel que tiene mayor porcentaje de cacao, es decir, el más negro. Uno del 70% ya sería bastante aceptable, pero mejor aún del 80% o 90%, mientras que pasa lo contrario con el blanco, que es todo manteca de cacao y azúcar. No hay que olvidar que el chocolate es un alimento energético con unas 600 kilocalorías por 100 gramos», recomienda Herrero.