Los aeropuertos canarios reabren el tráfico pero operan con restricciones: miles de viajeros siguen atrapados

El tráfico aéreo quedó suspendido ayer por el viento y la calima presente en todo el archipiélago y que ha afectado a más de 800 vuelos.

Thumbnail

Los aeropuertos canarios operan a estas horas con restricciones después de que durante la noche se haya ido restableciendo el tráfico aéreo que quedó suspendido por la calima presente en todo el archipiélago, y que ha afectado a más de 800 vuelos.

Según informa el gestor de la navegación aérea Enaire en Twitter, aunque se ha restablecido el tráfico por la mejoría de la calima se siguen aplicando restricciones por seguridad.

En declaraciones a Efe, fuentes del gestor aeroportuario AENA ha explicado que las restricciones y la operatividad reducida obedecen a que aún no hay visibilidad completa y se están espaciando los vuelos, así como a que se intenta recuperar la operativa perdida durante el domingo, cuando se cancelaron 725 vuelos y 89 tuvieron que ser desviados a otros aeropuertos.

Pasadas las 21.30 horas (una hora menos en las islas), el aeropuerto de Gran Canaria pasó a estar de nuevo operativo y en las próximas horas se espera que lo esté también Tenerife sur, ha informado el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres.

Torres, en rueda de prensa, ha dicho que se calcula que entre 12.000 y 14.000 personas estaban afectadas por la cancelación de vuelos, pero la apertura de Gran Canaria y la próxima de Tenerife sur podría reducir el número.

El presidente canario ha indicado que las islas se han enfrentado estos días a cuatro fenómenos adversos (calima, vientos, mala mar y riesgo de incendios forestales) y respecto a la calima, cuya presencia mantiene la situación de alerta, ha dicho que no se recuerdan episodios tan densos desde hace al menos 40 años.

Sobre los incendios forestales que afectan a Gran Canaria y Tenerife, Torres ha apuntado que es previsible que ante la mejora de las condiciones meteorológicas, mejore la situación y ha señalado que hay medios aéreos dispuestos a intervenir una vez que cambie el tiempo.

“Los aviones en ruta serán desviados a aeropuertos alternativos”, añadió.

Canarias es una de las principales zonas turísticas de España, con una importante afluencia de visitantes del norte de Europa en esta época del año, pero también españoles debido a los famosos carnavales que se celebran en las islas.

Además de la reducida visibilidad que causa la calima, en las islas se han registrado fuertes vientos, con un máximo en los 163 kilómetros por hora en las cumbres de la isla de Tenerife.

El fenómeno de la calima ya afectó ayer a los tres principales aeropuertos canarios (los dos de Tenerife y el de Gran Canaria), que estuvieron cerrados brevemente, lo que afectó a unos 230 vuelos.

Hasta ahora, el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 1-1-2 ha registrado más de 800 incidentes relacionados con el viento, localizados en su mayoría en Gran Canaria y Tenerife y en menor medida en Fuerteventura, Lanzarote, La Palma y La Gomera.

Los incidentes están relacionados con caídas de árboles, toldos, carteles publicitarios, pérgolas, postes de luz, farolas, planchas metálicas y desplazamiento de contenedores, entre otros. Por islas, los municipios más afectados son San Bartolomé de Tirajana, Mogán, Agaete, Telde, Teror y San Mateo, en Gran Canaria; Adeje, Arona, Granadilla, Guía de Isora, La Laguna, La Orotava, Puerto de la Cruz, San Miguel de Abona, Santa Cruz, en Tenerife. También se han visto afectados Pájara, en Fuerteventura; Arrecife, en Lanzarote; Los Llanos de Aridane y El Paso, en La Palma, y Valle Gran Rey, en La Gomera. A los municipios anteriores se han sumado Telde, Teror y San Mateo, en Gran Canaria, y La Matanza, El Sauzal, Tacoronte, Los Realejos y La Victoria, en la isla de Tenerife.

El fuerte viento registrado en las cumbres de La Palma también ha provocado el desprendimiento de un importante número de espejos de uno de los radiotelescopios Magic, dejándolo inoperativo por el momento.

Fuentes del Observatorio han indicado a Efe que en las estaciones meteorológicas ubicadas en el complejo astrofísico del Roque de Los Muchachos se han llegado a contabilizar este domingo ráfagas de viento que han superado los 140 kilómetros por hora.

También en el Valle de Aridane el fuerte viento ha provocado el derribo de un muro de bloques que delimita una finca de plátanos, que ha caído sobre los vehículos estacionados en la vía pública.

Por otro lado, el fuerte oleaje bate con fuerza en la zona costera del noreste, especialmente en el núcleo recreativo del Charco Azul, donde el mar ha causado desperfectos en las piscinas naturales allí ubicadas en el municipio de San Andrés y Sauces.

El Cabildo de La Palma mantiene cerrado los accesos al Roque de Los Muchachos tanto por Santa Cruz de La Palma como por Garafía, así como al Parque Nacional de La Caldera de Taburiente por Los Brecitos, lugar donde se ha vuelto a producir desprendimientos de tierra en la zona conocida por Los Barros, informaron desde el Centro de Coordinación de Emergencias Cecopin.