Los colectivos LGTBi piden que ser homosexual garantice el acceso a la “renta mínima universal”

Exigen al Gobierno que elimine las trabas burocráticas y el "sesgo familiocéntrico” e incluya las casillas "homosexualidad y transexualidad" en los requisitos para cobrar la ayuda

Renta mínima para el colectivo LGTBi
Renta mínima para el colectivo LGTBiLa RazónLa Razón

Una treintena de organizaciones y colectivos LGTBI ha reclamado al Gobierno una Renta Básica para que cubra las necesidades del colectivo tras la pandemia del coronavirus. Según señala el documento, la idea es “una Renta Básica con perspectiva de género”, tal y como ya reclamara el movimiento feminista.

“Es la hora de que, como movimiento LGBTI, reclamemos esta medida que garantice tener nuestras necesidades básicas cubiertas. No solo las nuestras, sino las del conjunto de la población; haciéndola especialmente accesible para mujeres, menores y colectivos sociales. Una Renta Básica, también con una nítida perspectiva de género como han reivindicado compañeras del movimiento feminista, que garantice lo necesario para el sostenimiento de la vida, que nos libere tiempo para poder seguir realizando nuestras vidas, y que sea individual, universal e incondicional” se subraya en el texto.

En esta línea y según la propuesta de estos colectivos, la tendencia sexual sería un requisito a tener en cuenta a la hora de recibir el subsidio universal: “Homosexualidad y transexualidad deberían estar presentes en las casillas de documentos burocráticos”.

En el manifiesto publicado con motivo del “Día del Orgullo” y difundido en redes sociales, la asociaciones LGTBi aseguran que “la implementación de urgencia de esta medida no solo nos garantizaría un techo y alimento, sino también la posibilidad de acabar con situaciones de discriminación laboral LGBTIfóbicas, de salir de situaciones de violencia en el ámbito familiar o de violencia intragénero en el de la pareja y de no tener que soportar condiciones laborales abusivas, precarias o denigrantes por miedo a ser despedidas o excluidas económica y socialmente. No hay Orgullo si estamos explotadas”.

En el documento, con un gran sesgo ideológico, se afirma que “el sistema capitalista intrínsecamente ligado a la injusticia, no garantiza nuestra existencia en condiciones de dignidad” y exigen al gobierno que elimine las trabas burocráticas y el sesgo “familiocéntrico” a la hora de conceder estas ayudas.

La propuesta ha generado una agria polémica en las redes sociales ya que muchos consideran que dotar al colectivo LGTBI de un ‘derecho’ simplemente por su condición sexual sería una enorme discriminación.