Illa admite que nunca existió un comité de expertos que asesorase en la desescalada

El ministro de Sanidad informa de 412 rebrotes de coronavirus activos en España, con 4.870 casos positivos

Salvador Illa ha asegurado este jueves que “no se creó un comité al margen de la administración pública del Ministerio de Sanidad” para realizar los informes que avalaban el cambio de fase de cada comunidad autónoma y que él fue quien tomó estas decisiones a partir de los informes de los técnicos del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes).

De esta forma ha contestado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ante la comisión correspondiente del Congreso en la que varios grupos parlamentarios se han referido a la polémica sobre la existencia o no de un comité de expertos para los cambios de fase de las comunidades durante la pandemia.

El ministro ha aclarado que el Gobierno ha contado con los siguientes grupos de apoyo y trabajo: un comité científico, que se reunía semanalmente con el presidente y con él mismo; y un grupo multidisciplinar de expertos, que coordinó la vicepresidenta cuarta de Transición Ecológica para elaborar el plan de desescalada integrado por profesionales de distintas áreas.”Y para evaluar quién pasaba de fase, la responsabilidad última, como no puede ser de otra manera en un Estado democrático, era del ministro de Sanidad”, ha dicho Illa.

El ministro ha dicho que, a la hora de tomar las decisiones, se valía de los informes técnicos que le remitía la directora general de Salud Pública, a quien a su vez le llegaba la información del Centro de Coordinación y Alertas y Emergencias Sanitarias (Ccaes). Dichos informes estaban avalados por su responsable, Fernando Simón, y eran realizados por el grupo de técnicos del Ccaes, que, como ha remarcado, “son expertos en salud pública”.

”El tiempo ha ido poniendo todo en su sitio”, ha dicho Illa, quien ha manifestado estar satisfecho de cómo funcionaron “las cosas”, ya que se hicieron “bien y con criterios técnicos” y con el concepto de cogobernanza. Y todo ello “en un contexto muy difícil”, según ha señalado el ministro, quien ha considerado que se consiguió una desescalada “razonablemente correcta”.

412 brotes activos, 51 más que el martes

Por otro lado, Salvador Illa ha informado de que las autoridades sanitarias tienen registrados en estos momentos hasta 412 brotes activos de COVID-19, 51 más que los notificados el martes, con un total de 4.870 casos asociados, el 70 por ciento de ellos en Cataluña y Aragón. Desde la entrada a la ‘nueva normalidad’, se han producido 527 brotes con 6.960 positivos.

Según ha informado el ministro durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad y Consumo, la mayoría de los brotes se deben al ámbito social. En este sentido, Illa ha advertido del aumento de los casos relacionados con fiestas particulares y ocio nocturno. Por ello, ha recordado la “importancia de seguir todas las recomendaciones sanitarias y mantener la prudencia en todos los entornos”.

"Entendemos perfectamente que el confinamiento ha sido duro y que hay necesidad de relacionarse, pero no debemos de perder el respeto al virus. Siempre que no estemos con convivientes, hay que seguir las recomendaciones sanitarias generales: 1,5 metros de distancia, lavado de manos frecuente y uso de mascarilla. Además, es recomendable que nos relacionemos con grupos estables", ha reclamado el ministro.

El 24 por ciento de los brotes están vinculados al ámbito laboral, sobre todo al hortofrutícola y a la población vulnerable que trabaja en este sector. El 19 por ciento se califica como de componente mixto, al haber ocurrido en diferentes ámbitos. A continuación, el ministro ha defendido que, pese a esta situación, "alrededor del 70 por ciento de los brotes tienen menos de diez casos asociados".

“Estamos en un escenario distinto al de marzo y abril”

En este punto, Illa ha dedicado unos minutos a explicar por qué, a su juicio, la situación del COVID-19 en España no es similar a la de antes del estado de alarma. "Estamos en un escenario distinto al de los meses de marzo y abril", ha afirmado rotundamente.

Para justificar su argumentación, ha detallado, en primer término que en torno al 60 por ciento de los contagiados ahora son asintomáticos: “Esto quiere decir que se están detectando por el rastreo y seguimiento de casos. Están funcionando”. Además, ha indicado que se están realizando 42.000 PCR diarias de media, subiendo hasta 48.000 en días laborables.

Otro de los motivos, de acuerdo con el parecer del ministro, es que el virus está afectando a personas más jóvenes: "De una edad media de 63 años en marzo y abril a 45 años ahora. En las últimas cinco semanas la edad media baja a los 40 años aproximadamente. Son casos más leves que los que registrábamos en meses anteriores". Igualmente, ha señalado que "son pocos los casos que requieren ingresos hospitalarios". Según sus cifras, en estos momentos hay 209 ingresados en UCI, seis menos que el martes, y 18 de ellos sin respiración asistida. Por último, ha recordado que las cifras de fallecimientos se mantienen bajas.

El ministro ha sostenido que las comunidades autónomas “tienen instrumentos eficaces para responder en este momento en el que estamos” al COVID-19. “Las CCAA están tomando las medidas adecuadas y la mayoría de los brotes están siendo controlados. La coordinación con el Gobierno es satisfactoria y permanente”, ha añadido, recordando que los brotes “probablemente van a seguir ocurriendo” hasta que exista una vacuna eficaz porque “el virus no se ha ido”. Agencias