El Gobierno promete una evaluación independiente sobre la gestión de la pandemia en noviembre

Así lo establece el borrador del acuerdo que se debatirá mañana entre Sanidad y las Comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, va a presentar este miércoles a las comunidades autónomas, en el seno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), un acuerdo para crear “un Grupo de Trabajo para definir el marco y las características principales de la evaluación independiente que se realice sobre la gestión de la pandemia Covid-19, que podría comenzar a realizarse en noviembre.

Ese grupo de trabajo "elevará en un plazo no superior a un mes sus conclusiones al pleno del Consejo Interterritorial desde la aprobación del acuerdo”, según establece el borrador de acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que ha elaborado el Gobierno, al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

En diversas ocasiones, el ministro de Sanidad ha asegurado que se iba a realizar una auditoría de la gestión del coronavirus, si bien siempre ha apostado por realizarla una vez finalice la pandemia y estudiando primero cómo, cuándo y quién. No obstante, la semana pasada mantuvo una reunión con varios miembros del grupo de científicos españoles que en agosto publicó una carta en la revista ‘The Lancet’ para pedir una auditoría, donde les mostró su “buena predisposición” a realizarla e, incluso, a que en octubre o principios de noviembre ya hubiera trabajos adelantados para saber cómo se va a realizar dicha evaluación.

Ahora, Illa va a proponer a los consejeros de Salud de las distintas comunidades autónomas crear en su seno un grupo de trabajo para definir la propuesta de marco para la realización de una “evaluación independiente del desempeño del Sistema Nacional de Salud en la gestión de la pandemia, a cual puede contribuir a adoptar las medidas necesarias para afrontar con eficacia los retos que se le presenten al conjunto del sistema”.

El grupo de trabajo “estará integrado por la Secretaria de Estado de Sanidad, en representación del Ministerio de Sanidad, y un representante de cada una de las comunidades y ciudades autónomas, que será designado por la persona titular de la Consejería competente”. La presidencia del grupo corresponderá a la Secretaria de Estado de Sanidad, indica el texto. En las sesiones a celebrar, los representantes del grupo de trabajo podrán ser asesorados y estar acompañados por técnicos y expertos de sus respectivas administraciones.

Este grupo, tal y como propone Sanidad, elevará al pleno del CISNS una propuesta de marco evaluador del Sistema Nacional de Salud que defina las líneas de evaluación, el alcance, los objetivos, los parámetros y cuantos elementos resulten necesarios para llevar a cabo una evaluación independiente lo “más completa posible” del conjunto del sistema.

Sanidad reconoce que “evaluar tanto las actuaciones realizadas por parte de las autoridades sanitarias durante este periodo, como las fortalezas y debilidades que poseía el Sistema Nacional de Salud al inicio de la situación de pandemia internacional, permitirán que de manera conjunta se adopten las decisiones que correspondan en orden a reforzar la vigilancia epidemiológica, los servicios de salud pública y el conjunto del sistema asistencial para transitar hacia un Sistema Nacional de Salud más robusto flexible y resiliente que permita afrontar con las máximas garantías los desafíos que se le planteen y, en particular, futuras crisis sanitarias.”.

Las conclusiones obtenidas deberán comunicarse como tarde un mes después de la aprobación del acuerdo, por lo que si los consejeros lo firman este miércoles, 7 de octubre, deberá comenzar a realizarse la evaluación el próximo 7 de noviembre.