Twitter suspende la cuenta del popular “Spiriman” tras sus polémicas palabras sobre el cáncer

El médico granadino publicó en un tuit: “El que se quiere curar de cáncer se cura y el que no, se muere”

La red social Twitter ha cerrado la cuenta del médico granadino Jesús Candel, conocido como “Spiriman”, después de su controvertida opinión sobre la cura del cáncer, enfermedad que él mismo padece.

“El que se quiere curar de cáncer se cura y el que no, se muere. La actitud es la aliada de la evidencia científica de tratamientos muy duros. Repito: El que quiere consigue lo que quiere. Es mi forma de pensar. El que no quiere, no lo consigue", publicó en sus redes sociales.

El comentario de Candel, que tiene cientos de miles de seguidores, ha provocado en las últimas horas la respuesta de asociaciones de pacientes, familiares y enfermos de cáncer, profesionales sanitarios o “influencer” que han destacado un mensaje que da a entender que el que muere de cáncer es porque lo elige.

Otros usuarios también cuestionaron sus afirmaciones, pidiéndole prudencia en un tema tan serio como es la lucha contra el cáncer.

El divulgador Pablo Barrecheguren: “Oye, Spiriman, tú que eres médico... ¿Si la recuperación de un paciente depende de su motivación, ¿por qué les dais fármacos en vez de cursos de motivación?”, le preguntó al andaluz.

Candel, lejos de pedir disculpas, indicó que la gente puede tardar en entender la verdad de sus palabras. “En la vida no todo depende de la ciencia, sino también de la suerte. Pero para mí, como médico y como paciente, la actitud positiva y la fuerza de la mente, son fundamentales y primordiales para vencer esta enfermedad. Siento que no lo entendáis, algunos”.

También señaló: “Sé que este mensaje está ayudando a los que quiero y pretendo ayudar con lo que vivo y que sufren cáncer como yo. A los que no lo sufrís en primera persona, entiendo que os cueste comprender lo que digo, en especial, los conocidos de pacientes oncológicos que me insultáis”.

Jesús Candel, que lidera la asociación Justicia por la Sanidad, anunció este mes de agosto que estaría “desconectado un largo período de tiempo” después de que le diagnosticaran cáncer, “uno muy agresivo y extendido por distintas partes de mi cuerpo”, según explicó en sus redes sociales.

Twitter mantiene suspendida la cuenta del médico, con más de 122.000 seguidores, por incumplir las normas internas de la red al considerar inapropiado el contenido de su mensaje.