La enfermería promoverá la liberalización de las farmacias si realizan test rápidos de Covid

La profesión pide a Sanidad que no autorice el proyecto que quiere ensayar Madrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en su visita a una farmacia del centro de Madrid. El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha solicitado formalmente al Gobierno central que permita la realización de test rápidos para detectar el coronavirus en las farmaciasEFE

La profesión enfermera está dispuesta a defender con uñas y dientes que la práctica de los nuevos test de rápidos de Covid-19 se realicen en los centros de salud en lugar de en las farmacias.

En un comunicado, este órgano integrado por el Consejo General de Enfermería y el Sindicato de Enfermería (Satse) denuncia que la realización de estas pruebas en las boticas vulneraría hasta 12 leyes y pondría en serio riesgo la salud de las personas. En un comunicado, la mesa remarca que constituiría “un ejercicio profesional ilícito, estando sujeto a responsabilidad administrativa y, en su caso, penal”.

La enfermería ha trasladado al Ministerio de Sanidad y a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios que autorizar esta realización, como ha reclamado el Gobierno de la Comunidad de Madrid, supondría una vulneración del marco jurídico. Según asegura, ni por las atribuciones, competencias y formación que tienen los farmacéuticos ni por la propia configuración de las oficinas de farmacia es posible a día de hoy convertirlas sin más en centros para la realización de pruebas diagnósticas de la Covid-19″. A juicio de la enfermería, las boticas se convertirían además en focos de contagio y transmisión del coronavirus.

La enfermería amenaza también con poner en marcha una campaña a favor de la liberalización de las farmacias para equiparar este sector “con todos los países del mundo”. “En España las farmacias son prácticamente un monopolio, muchas veces incluso hereditario, que pasa de padreas a hijos”.