Illa cambia el nombre de dos direcciones generales con España a punto de superar los 40.000 muertos

Mantiene por ahora en sus puestos a las polémicas responsables de Salud Pública y de Farmacia

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, bebe agua durante una rueda de prensa tras la celebración del Consejo Interterritorial en el Complejo de Moncloa, en Madrid, (España), el pasado 4 de noviembre de 2020.EUROPA PRESS/R.Rubio.POOL Europa Press

En medio de la segunda oleada de Covid-19, cuando España está a punto de superar los 40.000 fallecidos oficiales en esta pandemia tras contabilizar 411 fallecidos en las últimas 24 horas, el Ministerio de Sanidad ha decidido cambiar el nombre de dos direcciones generales, reconfirmando a sus titulares.

Una de ellas es la estratégica Dirección General de Salud Pública, Calidad e Innovación, que encabeza la “desaparecida” Pilar Azcárraga. El Boletín Oficial del Estado (BOE) publica hoy su destitución de tal cargo y su nombramiento como directora general de Salud Pública, a secas, ya sin la coletilla de “Innovación y Calidad”.

Azcárraga ha sido muy cuestionada a lo largo de esta crisis por no aparecer prácticamente en público pese a ser la jefa directa del director general de Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio, el mediático Fernando Simón. De hecho, ni siquiera ha comparecido por él en público cuando el portavoz áulico del Gobierno en materia epidemiológica se ha ausentado por enfermedad o por coger días libres.

Pese a ser la máxima responsable de Salud Pública en la mayor crisis de Salud Pública de todo el planeta en los últimos cien años, Aparicio ha comparecido sólo una vez en el Congreso de los Diputados para dar cuenta de su gestión desde el estallido de la pandemia, hace ya casi nueve meses.

Fuentes no oficiales de Sanidad aseguran que no goza de plena confianza por parte del ministro Salvador Illa. De hecho, fue nombrada por sus antecesores y se la encontró en Salud Pública cuando él llegó al cargo, en enero. Esa falta de sintonía, según las mismas fuentes, no ha impedido que la mantuviera en el puesto hasta ahora.

La otra Dirección General que ha cambiado de nombre es la de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia, a cuyo frente se encuentra Patricia Lacruz, quien llegó a Sanidad de la mano de Carmen Montón, en su etapa como ministra. Lacruz había sido directora general de Farmacia en la Consejería de Sanidad de la Comunidad Valenciana cuando Montón ocupaba el cargo de consejera.

A partir de ahora, en lugar de ser directora general de Cartera Básica, lo será de Cartera Común, manteniendo el resto de la coletilla. Lacruz fue muy cuestionada también durante la primera ola al firmar la compra de los test fallidos a una empresa china de muy baja fiabilidad cuando España carecía de pruebas diagnósticas para identificar a los contagiados. El Gobierno tuvo que devolverlos, generándose un gran escándalo mediático.

El BOE hace público también el cese del director general de Ordenación Profesional, Rodrigo Gutiérrez, quien presentó su dimisión tras la huelga protagonizada contra el Gobierno por la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM), y su sustitución por Vicenç Martínez, gerente en el Hospital Nacional de Parapléjicos y con un amplio pasado clínico y gestor desarrollado en Cataluña, mayoritariamente. También cambia el delegado en el Plan Nacional sobre Drogas. José Ramón Villalbí sustituye a María Azucena Martí.