El PSOE acelera la ley de la eutanasia mientras ralentiza otra sobre la Covid

Comprime el análisis de las enmiendas en dos días y no admite comparecencias de expertos

«KIt de eutanasia» comercializado en las farmacias de BélgicaETIENNE ANSOTTEEFE

El PSOE ha decidido acelerar la tramitación de la polémica ley de la eutanasia en el Congreso de los Diputados mientras ralentiza la de otra normativa relativa a la gestión de la pandemia, como el real decreto 21/2020 de medidas «urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la Covid-19», aprobado el pasado mes de junio.

En concreto, el grupo parlamentario que respalda al Gobierno ha promovido la reunión de la ponencia de la ley de la eutanasia este próximo martes para analizar las enmiendas presentadas por los diferentes grupos. Si no pudieran evaluarse todas en un mismo día, el órgano se reunirá también el miércoles. Una vez aceptadas o descartadas las presentadas a la norma por parte de todos los partidos, el texto iría a la Comisión de Justicia de la Cámara Baja, que cuenta con competencias legislativas plenas, por lo que no sería necesario que pasara por el Pleno del Congreso si recibe el visto bueno, y ya se enviaría directamente al Senado, para continuar allí su tramitación, por lo que no sería descartable que la norma pudiera ser aprobada finalmente antes de que concluya este año.

Según el Grupo Parlamentario Popular, resulta llamativa la «celeridad» del Grupo Socialista para acometer esta regulación de la eutanasia mientras dilata en el tiempo la tramitación del decreto 21/2020 sobre la Covid-19, que «es mucho más urgente por los contagios que registra el país», según ha explicado a este periódico la portavoz de Sanidad de esta formación en la Cámara Baja, Elvira Velasco. Esta diputada, enfermera de profesión, fundamenta su argumento en que la ponencia apenas dedicará dos días como máximo a revisar las enmiendas, descartando además la comparecencia de expertos que había demandado su formación.

Mientras esto ocurre, el decreto que se aprobó en el mes de junio sigue su curso y apenas se ha evaluado hasta ahora un cronograma de trabajo, pese a encontrarnos a finales de noviembre. «Con la eutanasia acortan lo máximo posible los plazos, mientras que con la ley referente a la nueva normalidad, que es realmente urgente por la situación de la pandemia en España, los dilatan», asegura la portavoz.

Velasco cree que el hecho de que la ponencia de la ley de la eutanasia comprima en un máximo de dos días esta semana la revisión de las enmiendas presentadas puede encubrir un intento del Gobierno de utilizar este debate para «tapar» dos hechos parlamentarios de suma importancia que ocurrirán también esta semana: la tramitación de la Ley de Presupuestos y la comparecencia de Salvador Illa ante la Comision de Sanidad –la primera desde que se aprobó el nuevo estado de alarma–, para dar cuenta de las gestiones de su departamento en este tiempo.

La propuesta legislativa del PSOE para regular la eutanasiacontinuó su tramitación parlamentaria después de que en septiembre el,pleno del Congreso rechazara las enmiendas a la totalidad presentadas por PP y Vox.

El proyecto de ley ha recibido una fuerte contestación durante los últimos meses por parte de importantes colectivos médicos y sanitarios, que ven más importante en este momento mejorar el sistema de cuidados paliativos y que consideran que no es el momento de legislar sobre ello, cuando la pandemia ha podido cobrarse ya la vida de más de 60.000 personas, según las cifras reales de mortalidad.

El Partido Popular ha presentado enmiendas a cada uno de los artículos y a la totalidad de la norma, al considerar también que no es el momento de acometer esta regulación.