Seis puntos y 500 euros por quitarte la mascarilla mientras conduces

La DGT avisa sobre esta cuantiosa sanción económica, con la que se trata de evitar distracciones al volante y persuadir a los no convivientes que viajen juntos de no descuidar la protección.

Como colofón de otra Semana Santa marcada por las restricciones que impone la pandemia, la DGT pone el foco en una infracción especialmente importante por su cuantía y consecuencias: quitarse la mascarilla cuando se conduce, en un vehículo en el que viajan no convivientes puede sancionarse con 500 euros y seis puntos de carné. Una infracción especialmente onerosa dado que los agentes pueden considerar que ha habido conducción negligente o temeraria. Si no lo consideran así, se quedaría en grave, y entonces la multa sería de unos 200 euros, sin que conlleve pérdida de puntos. Así se recoge en una información que publica hoy el diario Las Provincias, que incide en las dudas que provoca aún el uso de la mascarilla en el interior de los vehículos, dado que, dependiendo del domicilio de residencia de los ocupantes, se consideran o no convivientes a efectos de esta normativa. Es decir, que el único caso en el que no estamos obligados a llevar mascarilla dentro del vehículo es cuando viajamos con convivientes que residen en nuestro mismo domicilio.

Por otro lado, existe otra sanción relacionada con este elemento de protección cuando viajamos en coche, y es la prohibición de dejarla “colgada” en el retrovisor mientras conducimos, ya que el Reglamento Circulación prohíbe la colocación de elemento alguno en el interior del habitáculo que limite o impida la perfecta visión del conductor. Por su dimensión, poner una mascarilla en el retrovisor implicaría una notable reducción del campo de visión, por lo tanto, se podría sancionar (con 80 euros) si un agente advirtiera esta situación en un control.

De hecho, si tienes dudas sobre dónde guardar la mascarilla cuando estés en el coche, tienes que saber que lo que se aconseja es meterla en una caja o sobre de plástico, igual que cuando nos la quitamos al llegar a casa o en cualquier otro momento en el que esté permitido. Llevarla en la barbilla o en el codo (aunque no lo sancione la DGT) no es recomendable, dado que puede infectarse por las gotículas con SARS-CoV-2.