Huyen por las ventanas y la azotea tras irrumpir la Policía en una boda ilegal

Un vecino avisó a los agentes de la celebración de este evento en Arcos Quebrados. Sorprendieron a 30 personas dentro del local, otras tantas habían escapado ya

Varios coches de la Policía Nacional
Varios coches de la Policía NacionalAntonio Sempere

Unas 60 personas fueron descubiertas este domingo cuando asistían a una boda en un local privado de Ceuta, y la mitad de ellas se dieron a la fuga por la azotea y las ventanas del edificio a la llegada de los agentes.

Según un comunicado de la Policía Local, los hechos ocurrieron en la madrugada de este domingo y fue un vecino quien advirtió de molestias en la barriada de Arcos Quebrados por el ruido procedente de una fiesta en un local.

Al acudir los policías al lugar, se cerraron las puertas del establecimiento imposibilitando el acceso de los agentes a su interior. Los policías observaron entonces por una de las ventanas del establecimiento a gran cantidad de personas y cómo la mayoría de ellas abandonaba las instalaciones por la azotea y la cocina, a la carrera y sin la mascarilla obligatoria.

Finalmente, las personas del interior abrieron la puerta del local donde permanecían unas 30 personas que celebraban una boda, habiéndose dado a la fuga del recinto otras 20 o 30 personas, no siendo posible su interceptación.

El responsable del evento reconoció que carecía de la autorización correspondiente que emite la Consejería de Sanidad y que desconocía las medidas que debía tomar para la prevención de la covid-19, por lo que los agentes levantaron acta de denuncia.

Los policías intentaron localizar al propietario del establecimiento que ha permitido la celebración, careciendo de las correspondientes licencias, pero no dio resultado ante la falta de colaboración de los asistentes.