Los sanitarios desafían a Darias y animan a repetir con AstraZeneca

Médicos, farmacéuticos y enfermería desaconsejan completar la pauta con otra vacuna

Una enfermera del Hospital Isabel Zendal prepara una dosis de la vacuna de AstraZeneca contra la covid
Una enfermera del Hospital Isabel Zendal prepara una dosis de la vacuna de AstraZeneca contra la covidVíctor LerenaEFE

Los sanitarios españoles no entienden el empecinamiento del Ministerio de Sanidad a la hora de apostar por la vacuna de Pfizer como segunda dosis para los que recibieron la primera de AstraZeneca. Aconsejan guiarse por los criterios de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), que no es partidaria de cruzar sueros distintos y defiende que la pauta se complete con el primero que se administró, siguiendo las directrices marcadas en las ficha técnicas.

Unos de los más críticos con la actuación del departamento que dirige Carolina Darias son los médicos de familia, aunque no los únicos. La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), una de las sociedades científicas que representan a este importante colectivo, denuncia que en algunas comunidades las autoridades sanitarias están dificultando la libre elección de los pacientes y aportando información no basada en evidencias científicas para que reciban la segunda dosis con Pfizer.

Semergen lamenta las diferencias en las recomendaciones emanadas porque, a su juicio, causan confusión y minan la credibilidad de los profesionales sanitarios, y resalta que es «especialmente grave dificultar y entorpecer la libre e informada decisión de los ciudadanos con información no basada en evidencia científica». Esta sociedad científica insta a seguir las directrices marcadas por los organismos encargados de la evaluación de las solicitudes de comercialización de medicamentos y destaca la importancia de seguir la pauta marcada por la EMA, que recomienda a los vacunados con la primera dosis de AstraZeneca completar la pauta de inmunización con la misma vacuna.

En un comunicado, Semergen asegura que las fichas técnicas de las vacunas de Pfizer-Biontech y de AstraZeneca advierten de forma categórica de que «no hay evidencias de intercambiabilidad entre las diferentes vacunas frente a la Covid-19, por lo que las pautas deben completarse con la misma vacuna aplicada en la primera dosis». A su juicio, los beneficios de la vacuna de AstraZeneca en la prevención de Covid-19 y su riesgo asociado de hospitalización y muerte superan con mucho los riesgos de sus posibles efectos secundarios.

Según sus datos, más del 90% de la población se está decantando por AstraZeneca para completar su dosis, cifra que corrobora el Colegio de Farmacéuticos de Madrid. Los boticarios recibieron una primera dosis de AstraZeneca y empiezan hoy a completar la pauta. De hecho, los datos de esta corporación revelan que la mayoría está dando la espalda al Ministerio y ha elegido AstraZeneca para terminar de inmunizarse en un 94,5% de los casos.

El Consejo General de Farmacéuticos también postula usar este suero y no otro para completar la vacunación, al no existir evidencia científica sobre el cruce de vacunas diferentes, tal y como instó a la Comisión de Salud Pública del Consejo Interterritorial. Parecidas posturas han adoptado representantes de otras entidades como la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y la Sociedad Española de Vacunología, y sociedades científicas representativas de diferentes ámbitos sanitarios. De hecho, 17 de ellas firmaron un manifiesto en el que demandaron que a las personas que recibieron el primer suero de AstraZeneca se les permitiera al menos recibir el segundo del mismo laboratorio de manera voluntaria y que, en caso que no lo deseasen, esperasen a que se tengan evidencias científicas de diferentes combinaciones. Además de Semergen, entre los firmantes estaban la Asociación de Enfermería Comunitaria, la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias, la Sociedad Española de Trasplante, la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias, la Sociedad Española de Nefrología y la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería, entre otras.