Piscinas y Covid: aforos limitados, distancia de seguridad y mascarilla en los desplazamientos

Repasamos la normativa aprobada para este verano 2021

Vista de la piscina municipal de la Casa de Campo
Vista de la piscina municipal de la Casa de CampoJavier LopezEFE

En el segundo verano de la pandemia de Covid-19, la apertura de las piscinas vuelve a estar marcada por los aforos restringidos, la distancia de seguridad entre personas y el uso de mascarillas.

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas acordaron en el seno del Consejo Interterritorial que la limitación de aforos en las piscinas sería una medida clave para el control de la pandemia y en función del nivel de alerta. Así, los aforos reducidos varían de unos territorios a otros: desde el 30 % de Aragón, al 75 % de Comunidad Valenciana, pasando por el 60 % de Madrid.

La mayoría de las comunidades han optado por fijar la distancia de seguridad entre personas de 1,5 metros, aunque algunas regiones han establecido extensiones mínimas para estar en la toalla. Navarra ha pautado que cada persona deberá disponer de 4 metros cuadrados y la Comunidad de Madrid ha elevado a 3 metros de superficie para poder permanecer sentado o tumbado.

En cuanto a las mascarillas, su uso es obligatorio en los paseos o desplazamientos por las instalaciones, sin importar si la piscina es cubierta o al aire libre. Están exentos “los momentos de descanso antes o después del baño o la práctica de deporte en el medio acuático, en el entorno del mismo”. Además, las personas se la pueden quitar cuando estén quietas y alejadas más de 1,5 metros de otras no convivientes.

La mayoría de ayuntamientos y gestores de las piscinas públicas han optado por un sistema de reserva de plazas o cita previa para garantizar el control de acceso sin aglomeraciones y aforos limitados.