Salud

La experta en coronavirus Isabel Solá advierte: “De cada 1.000 jóvenes contagiados pueden morir dos”

La investigadora del CSIC alerta de los posibles peligros de la tendencia en alza de los contagios por covid entre jóvenes

La investigadora del CSIC, Isabel Sola
La investigadora del CSIC, Isabel SolaUNIVERSIDAD DE NAVARRA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

La viróloga Isabel Sola es una de las mayores expertas de España en coronavirus. Es miembro del equipo del investigador Luis Enjuanes que trabaja en la novedosa vacuna intranasal y de una sola dosis del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Sola alerta de los peligros de la tendencia alcista de contagios entre los jóvenes. Explica que “el virus sobrevive en las personas” y en la medida que hay muchas personas infectadas hay más virus para transmitirse exponencialmente en el resto de población que no está vacunada. “El virus tiene así más oportunidades de cambiar y generar variantes que añadan más problemas a la supervivencia del virus”, señala en el programa Espejo Público de Antena 3.

Considera que el hecho de que tengamos estas cifras entre la población, sobre todo joven, “es preocupante”. Además de las medidas legales de límites de horarios o de evitar aglomeraciones, apela a la responsabilidad individual. “Un joven tiene un riesgo de desarrollar una enfermedad grave muy inferior que al de una persona mayor pero no es cero. El riesgo de muerte es de un 0,2%. Eso significa que de cada 1.000 pueden morir dos y no es ninguna tontería, eso y las consecuencias que pueda tener la enfermedad”, advierte.

La viróloga señala que las vacunas covid que hay en la actualidad son excelentes, algunas con una efectividad de más del 90%, pero eso significa que hay un porcentaje de personas que no están completamente protegidos, sobre todo los mayores que son los más vulnerables y los que peor responden a la vacunación porque su sistema inmune está ya envejecido. “El riesgo cero no existe y aunque la gran parte de la población esté vacunada y vemos el efecto que esto ha tenido en la bajada de la incidencia y en resolver en gran medida el problema. No todo el mundo está protegido al cien por cien”. “Mientras haya virus circulando hay un cierto riesgo de reinfección”, insiste.

Sobre la manifestación del virus en alguien que ya ha tenido la enfermedad o esté vacunado, dice que es una forma más leve de la enfermedad y no llega al nivel de severidad que tendría si esa persona no estuviera vacunada. “Es más leve, en muchos casos puede ser asintomático y el riesgo de contagio y la duración disminuye. Sería el equivalente a que una persona joven tuviera una enfermedad asintomática pero depende de la persona”.

Por otro lado, la viróloga del CSIC, sitúa en 2022 el horizonte para tener lista su vacuna contra la Covid-19. “En investigación siempre hay incertidumbres y a esto hay que sumar todos los problemas de escalado y cuestiones burocráticas y aumento de la producción que no dependen de nuestro laboratorio sino de otros que por ejemplo producen el RNA en grandes cantidades. Las ventajas de nuestra vacuna frente a las mejores que hay ahora en el mercado es que es una vacuna de RNA y se autoreplica, con menos dosis puedes conseguir un efecto similar y mayor. Es muy segura, estamos trabajando en la administración intranasal, incluye otros componentes del virus y hace que la protección que pueda dar sea más completa y frente a nuevas variantes estaríamos más protegidos”.